José Ramón García, fundador de Blusens.

El fundador de Blusens burla la inhabilitación judicial con Moonoff

José Ramón García, inhabilitado durante año y medio para administrar empresas, se pone al frente de sus compañías "porque son mis proyectos"

José Ramón García da la cara por Moonoff, uno de sus grandes proyectos al margen de Blusens. El empresario, fundador de la compañía que aspiraba a ser el Zara de la tecnología y que acabó en concurso de acreedores, se encuentra actualmente inhabilitado por orden judicial para el ejercicio del cargo de administrador o apoderado de entidades mercantiles. Sin embargo, toma las riendas de Moonoff y argumenta, para defenderse de su situación judicial, que "soy el propietario de mis empresas, con socios en cada proyecto".

García ultima actualmente la puesta de largo de Moonoff, que inaugura en una semana nueva sede corporativa en Santiago. Se trata de una de las empresas que cuelgan de su holding, Visualiza Business, dedicada a productos de iluminación y proyectos de alumbrado público con vocación internacional. "La inhabilitación puede afectar a mis sociedades patrimoniales, pero es que soy propietario, con otros socios, de cada proyecto, y en mis empresas hay muchos cargos directivos que asumen sus funciones como administradores". Su día a día, por tanto, poco o nada cambia.

El fraude en carrusel

En mayo del año pasado, la Audiencia Provincial de A Coruña ordenó la inhabilitación del fundador de Blusens para ejercer cargos de administrador o apoderado en empresas durante 540 días, es decir, año y medio. Pesaba una condena contra el empresario por defraudar más de 800.000 euros en la declaración del IVA de Blusens Technology, la filial de compras de Blusens. García, "consciente y voluntariamente y con la finalidad de beneficiarse en sus declaraciones tributarias del IVA" utilizó empresas pantalla para simular documentación contable y generar desgravaciones, según la sentencia, que fue firme y contra la que no cabía recurso alguno.  

La inhabilitación judicial no parece alterar el día a día de José Ramón García al frente de sus empresas. Moonoff es el ejemplo más claro. Eso sí, el empresario se cuidó durante el último año de dejar sus cargos de administrador o apoderado, como indicaba la sentencia, en gran parte de las empresas en las que tiene intereses.

Esquivar la inhabilitación

Tras la sentencia por delito contra la Hacienda Pública, García dio los pasos necesarios para acatar la decisión del tribunal y esquivar a la vez los inconvenientes que generaba dicha inhabilitación. El pasado mes de octubre, días después de que anotarse en el Registro Mercantil la resolución judicial, García cesaba como administrador único de Visualiza Business, su holding inversor. Le sustituía en ese cargo su hermano, Joaquín Francisco García. "Él también desempeña funciones directivas en el grupo", argumenta el fundador de Blusens.

Lo cierto, dice, "es que hemos optado en estos años por un perfil más bajo, sin descuidar lo realmente importante, que es crecer sin el apalancamiento financiero que tuvimos en Blusens, y nos va mejor", dice el empresario compostelano. Pone como ejemplo de la salud de su grupo (Visualiza está integrado por más de una decena de participadas) el beneficio conjunto alcanzado el año pasado, que fue de unos seis millones de euros. "Diversificamos, y lo hacemos con socios especializados en cada proyecto". Por eso, y porque "soy el propietario" de las empresas, la inhabilitación judicial no parece afectar en nada a los negocios de José Ramón García.

 

Un artículo de X.R.M.

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad