José María Fernández de Sousa, presidente de Pharma Mar / EFE

El fondo que noqueó al Popular y DIA vuelve a la carga con Pharma Mar

Marshall Wace, el mayor fondo bajista del mercado, aflora una participación del 0,5% de Pharma Mar, que se desploma en bolsa y pierde 53 millones de valor

La sombra de Marshall Wace vuelve a planear sobre una cotizada española. El fondo bajista se ha instalado en el capital de Pharma Mar para apostar a que el precio de las acciones de la biotecnológica pondrán fin a la escalada que protagonizan en la primera mitad de año, en el que se disparan un 65% pese a las recientes caídas.

El hedge fund, el mayor fondo bajista de la bolsa española, tomó prestado un 0,5% del capital de Pharma Mar en un movimiento que ha evaporado de un plumazo 53 millones de euros de valor en bolsa. Los títulos de la compañía presidida por José María Fernández de Sousa retroceden un 11,7% desde la entrada de Marshall Wace en su capital (ahora cotiza en los 1,81 euros), lo que ha provocado que su capitalización se desplomase desde los 456 millones de euros a los 403 millones en apenas una semana.

Su sombra en DIA y Popular

Marshall Wace también ha redoblado su ofensiva contra otra compañía española que considera que está sobrevalorada en el parqué (Ferrovial, de la que ya controla el 1,02% del capital) y su mera presencia ya genera incertidumbre entre los inversores.

El fondo fue uno de los protagonistas, junto a AQR, en las ofensivas de los bajistas contra DIA y Liberbank, provocando un desplome en las acciones de ambas compañías hasta el punto de que la propia Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) se vio obligada a suspender las posiciones cortas contra la entidad durante meses para evitar un nuevo Caso Popular en el que ya se habia hecho notar la sombra de Marshall Wace.

En este último caso, el ataque de los bajistas generó un círculo vicioso que acabó con la intervención del banco. El desplome continuo de las acciones del banco por aquel entonces presidido por Emilio Saracho generó desconfianza entre los clientes del banco, forzando importantes retiradas de depósitos que provocaron que, además de los problemas de solvencia, Banco Popular se viese obligado a lidiar con una crisis de liquidez que terminó por dar la puntilla.

Pedir prestado para aprovechar desplomes

Los fondos bajistas se mueven a contracorriente en el mercado. En lugar de instalarse en el capital de una compañía para la que barajan buenas perspectivas y beneficiarse así de su subida en bolsa y sus jugosos dividendos, estos, por el contrario, ponen en su punto de mira a empresas que arrastran dificultades o que han subido en bolsa más de la cuenta y ahora se encuentran sobrevaloradas.

Estos fondos toman prestadas acciones y se comprometen a devolverlas a un precio fijo pactado de antemano al cabo de un determinado periodo de tiempo. Una vez firmado este acuerdo, se desprenden de estas acciones prestadas y confían en una caída en bolsa de estas compañías para poder comprar nuevamente estas acciones a un precio más barato para entregárselas al inversor que previamente se las prestó. Cuanto mayor sea esta caída, mayor será su plusvalía.

Si, por ejemplo, compran acciones de una empresa a un euro y se comprometen a devolverlas a 0,99 euros al cabo de un mes, los fondos bajistas venden estas acciones cuando cotizan a un euro y confían en un descenso. En el caso de que se dé una corrección y las compren a 0,97 euros, acabarán vendiéndolas al inversor que se las prestó a 0,99 euros, logrando una rentabilidad cercana al 2%.

Un artículo de Javier G. Casco

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad