El consejero delegado de Nueva Pescanova Ignacio González (d) junto al presidente, Jacobo González-Robatto. EFE

El fondo Brookfield presiona para que Abanca pague más por Pescanova

Sabadell, Caixabank y BofA estudian la última oferta de Abanca para hacerse con el 93% de Nueva Pescanova, mientras Brookfield maniobra para subir el precio

Abanca, la entidad presidida por Juan Carlos Escotet, está más cerca de hacerse con la práctica totalidad de Nueva Pescanova, la pesquera española que más factura, sobrepasando cada año los 1.000 millones. Según confirman fuentes financieras, el banco gallego habría hecho recientemente una nueva oferta por las acciones en manos de Banco Sabadell, Caixabank, Bank of America y el fondo Brookfield.  A pesar de que su participación es la más pequeña, de un 4%, este último accionista es el que se muestra, de momento, más reacio a vender y, de hecho, estaría maniobrando para tratar de elevar el precio de compra.

Por el momento, desde Abanca guardan silencio, si bien es cierto que Juan Carlos Escotet nunca ha escondido su intención de hacer crecer su participación en la pesquera. De hecho, recientemente, en la presentación de los resultados anuales, volvió a evidenciar el deseo de la entidad de seguir creciendo en la pesquera heredera de Pescanova. En la actualidad, Abanca ostenta ya el puesto de primer accionista de Nueva Pescanova, con una participación del 39,29%. La financiera elevó su porcentaje el pasado año, tras adquirir el 5,92% que estaba en manos de Banco Santander y el 0,11% de la lusa Caixa Geral de Depósitos, que absorbió con la integración de su negocio español. 

Segunda oferta

Banco Sabadell y Caixabank, entidades que sufrieron especialmente el proceso concursal experimentado por la antigua Pescanova, se mantienen en el accionariado con un 24% y un 15% respectivamente, mientras que Bank of America suma un 9%. Según Cinco Días, la última oferta de Abanca para hacerse con el 93% de la compañía con sede en Chapela rondaría los 200 millones de euros, cantidad que, no obstante, no ha sido confirmada. 

Hasta hace poco, fuentes conocedoras de las negociaciones aseguraban que Sabadell y Caixabank se mantendrían en el accionariado de la compañía, teniendo en cuenta el esfuerzo que supuso para ambas entidades capitalizar la ingente deuda que tenían contraída con la Pescanova de Manuel Fernández de Sousa. No obstante, en este momento, parecen abiertos a “estudiar” la propuesta de compra. Esas mismas voces explican que “no es la primera oferta que se plantea”. “Ya hubo una con anterioridad, pero no fue del agrado del resto de accionistas. Ahora la van a estudiar y, previsiblemente, solicitarán algo más, como garantías y avales”, indican.

En lo que coinciden todas las partes consultadas por este medio es en que, de los accionistas, es el fondo Brookfield el que, con toda probabilidad, va a solicitar que se incremente el precio. “En todo caso, la venta no se va a producir de forma inminente”, aseguran.

Escalada en bolsa de la ‘vieja’ Pescanova

De momento, la vieja Pescanova, que mantiene su cotización en bolsa, ha visto cómo sus acciones se disparaban ante los tambores de compra. De hecho, las acciones de la compañía protagonizaron la mayor subida de todo el Mercado Continuo este viernes, tras dispararse más de un 49,5% hasta los 0,55 euros por título. Esto se debe a que la cotizada funciona en realidad como una sociedad cartera que tiene, como único activo, el 1,65% de las acciones de Nueva Pescanova, un porcentaje, por cierto, que busca ampliar hasta un 20%.

De hecho, Pescanova SA llevó hasta el Tribunal Supremo sus reclamaciones por la ampliación de capital que llevó a cabo Nueva Pescanova en 2017. Según la cotizada, ni pudo participar en esa operación ni se le reconoció derecho alguno de suscripción preferente, un hecho que provocó que su participación se diluyese hasta el 1,65%. La Audiencia Provincial de Pontevedra desestimó ya en marzo del año pasado su demanda, que ahora lleva al Alto Tribunal.

Consejo de administración

Por otro lado, mientras que los bancos negocian, la actividad en Nueva Pescanova sigue su curso. Este viernes, la compañía celebró la reunión mensual del consejo de administración (un órgano de dirección en el que tan solo figura Abanca como representante de las entidades financieras). Según explican fuentes de la compañía, las cuentas anuales correspondientes al año 2019 aún no se han aprobado, ya que están pendientes de la correspondiente auditoría. 

Todo hace prever que el grupo, a pesar de aumentar su facturación, sumará pérdidas millonarias (como mínimo, de 10 millones de euros) debido, en buena medida, a la caída del precio de langostino vannamei

¿Relevo de González-Robatto?

Los números rojos podrían decantar la salida de Jacobo González-Robatto de la presidencia de la compañía. El directivo desembarcó en la firma en el año 2016 procedente del extinto Banco Popular. En su momento, fue escogido para el puesto por su perfil dialogante, así como por su conocimiento del mundo empresarial. No obstante, pasados los años, la realidad es que Robatto se ha convertido en el presidente de una empresa en la que ya no figura el banco que lo propuso.

El consejo de administración de Pescanova debe renovarse este 2020. La cuota de poder de los socios será fundamental a la hora de decidir el futuro y los integrantes de la cúpula de Nueva Pescanova y, en vista de los acontecimientos, no se descartan “movimientos de capital” en los próximos meses.

Un artículo de C. Díaz Pardo

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad