El ex conselleiro Javier Guerra renace como líder del diseño de moda en Portugal

stop

O Segredo do Mar, la empresa con sede en Oporto que creó junto a José Cardoso, no sólo trabaja para Inditex o Bimba&Lola, sino que atrae a diseñadores internacionales por su alta cualificación técnica

Javier Guerra, en una imagen de archivo

en A Coruña, 01 de diciembre de 2015 (02:51 CET)

El auge y caída que vivió el ex conselleiro de Economía de la Xunta, Javier Guerra, con El Secreto del Mar, la empresa que popularizó la marca El Niño y que acabó en liquidación, fue sólo una de las aventuras que emprendió el empresario textil, que se mantiene vivo en el sector con diferentes proyectos. El más reciente, lo construye con Ángel Asensio, presidente de la Federación Española de Empresas de la Confección, bajo la sociedad El Secreto de Kiff Kiff, que distribuye una colección de ropa de baño a través de El Corte Inglés.

Pero es un proyecto anterior el que más focos está atrayendo debido a su vinculación con firmas como Zara o Bimba&Lola, la textil gallega de las sobrinas de Adolfo Domínguez. O Segredo do Mar, con sede en Matosinhos (Porto), fue constituida en 2005 junto a un empresario local, Jose Cardoso, y en pleno auge de El Secreto del Mar, que Javier Guerra dejaría en un segundo plano antes de su desaparición, cuando el fondo Tirant se convirtió en el máximo accionista de la firma.

Nueva línea

O Segredo do Mar trabaja para Inditex, Firefly, Angry Fish, Bloom Clothes, Grifone o Ecoalf, textil fundada por el empresario Javier Legineche, quien también puso en marcha la compañía de complementos Fun&Basics, que Guerra adquirió en pleno proceso de liquidación a través de la sociedad Mar de Moel.

Pero además de trabajar con estas firmas, la empresa portuguesa también ha hecho camino atrayendo jóvenes diseñadores internacionales. Según explicaba Ana Cristina Alves, gestora de producto de O Segredo do Mar, a un medio portugués, se busca una producción de alta calidad, acompañamiento personalizado, o incluso conocer las instalaciones o el método de producción, aunque, en realidad, realizan pedidos pequeños, que buscan más la capacidad técnica y la flexibilidad.

El perfil de cliente suelen ser jóvenes diseñadores, pequeñas boutiques o creadores independientes. Sólo hay tres firmas portuguesas que realicen este tipo de trabajo, Paula Borges, Mefri y O Segredo do Mar, que dispone de cuatro naves para la producción textil en Matosinhos.

Más marcas

En torno a la sociedad portuguesa, Javier Guerra sigue sumando líneas y marcas a su curriculum textil. Entre el trabajo para otros grupos y con diseñadores, O Segredo do Mar también pone en el mercado Holas Beachwear, una marca de bañadores que se distribuye en 40 puntos de venta en España y, al igual que Kiff Kiff, a través de El Corte Inglés.

¿Es tan importante O Segredo do Mar? Tiene cuatro líneas de productos –baño, deportes, niños y moda-- y más de una treintena de clientes en Europa. Fuentes del sector la sitúan como una empresa de tamaño medio que ha encajado en un perfil bien tecnificado y flexibilizado en el norte de Portugal para producir con rapidez y alta calidad.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad