El ERE empieza a sonar en Pescanova

stop

Los sindicatos difieren sobre cómo afectará el concurso de acreedores a los 1.500 trabajadores gallegos

Trabajadores de Pescanova en la manifestación con motivo del 1 de Mayo en Vigo / EFE

03 de mayo de 2013 (22:37 CET)

Con una deuda todavía no declarada que, como mínimo, llegará a los 3.000 millones de euros, en las factorías de Pescanova la posibilidad de un expediente de regulación de empleo se está convirtiendo en una nube demasiado presente en las mentes de los trabajadores.

En otros procesos similares en lo abultado de la deuda, la plantilla acabó sufriendo las consecuencias. Cerca de 600 empleados de Martinsa-Fadesa sufrieron los ajustes derivados de la puesta en marcha del concurso de acreedores más grande de la historia empresarial española.

Diferencias en los sindicatos

En Pescanova, con 1.500 empleos directos en Galicia y cerca de 10.000 en todo el mundo, la opinión de los sindicatos a este respecto no es unánime.

La CIG asume que habrá despidos y ajustes de plantilla temporales mientras que CCOO opta por no adelantar acontecimientos y se aferra a la rentabilidad de las filiales gallegas. Recuerda, que son las sociedades del exterior, fuera del perímetro de consolidación de la empresa y supuestamente controladas de forma indirecta bajo sociedades pantalla, las que han generado buena parte de la deuda.

Deloitte comienza a trabajar

Este jueves, la auditora Deloitte --señalada por la CNMV para gestionar el concurso-- comenzó a trabajar en Pescanova. Senén Touza y Santiago Hurtado serán los encargados de sacar adelante la segunda compañía gallega, por detrás de Inditex.

Tienen dos meses para presentar el informe concursal en el que detallarán todas las deudas adquiridas antes de suspender pagos, el patrimonio de la empresa y la lista de acreedores.

Formular cuentas

Pescanova informó este vienes que una vez se presente esta lista tendrá el plazo de un mes para formular las cuentas correspondientes a 2012. Esas que no se firmaron en el consejo del 28 de febrero y que marcaron el inicio de unha crisis sin precedentes.

A partir de ahí, Deloitte puede, o bien elaborar una propuesta de convenio o bien presentar un plan de viabilidad (una fórmula más habitual). En este plan también podría incluiruna quita o una reducción de activos que derivaría en la posible la venta de filiales y ajustes de plantilla.

Deuda

Xosé Fernández Piñeiro, secretario xeral de Alimentación del sindicato CIG teme el plan de viabilidad. “Creemos que esto puede desembocar en extinción de empleos. Desconfiamos de que tras el concurso de la matriz, Pescanova SA, vayan otras filiales como un castillo de naipes”, indica, a la vez que recuerda que Pescafina ya se encuentra en preconcurso.

Por parte de CCOO, Francisco Vilar sostiene que no se deben hacer especulaciones sin conocer el alcance real de la deuda. “Podemos aventurar todo lo que queramos pero no sabemos nada hasta que no se conozca la deuda”, explica.

Frivipesca y Frinova

Vilar cree que el concurso no debería conllevar pérdida de trabajos en Galicia. “La parte industrial de Pescanova es, precisamente, la que funciona bien, es rentable y tienen una marca reconocida”, argumenta.

Diversas voces, más pesimistas, temen que las sociedades de Pescanova acaban troceándose y vendiéndose por separado. En este punto, tanto CCOO como CIG destacan la fortaleza de dos empresas dependientes de la multinacional dentro de la comunidad: Frivipesca y Frinova.

Quizás debido a eso, en los últimos tiempos han existido movimientos de personal entre trabajadores de Pescanova SA y estas dos filiales. Entre ellas la del hijo de Manuel Fernández de Sousa, según informó Faro de Vigo.

Acuicultura

“Estamos preocupados por los movimientos de personal pero, por otro lado, pensamos que se existir ajustes de plantilla no pasarían por estas factorías, que están dando buenos resultados”, dicen en la CIG.

Los expertos en el sector explican que las sociedades dedicadas a la acuicultura lo tendrán más difícil. “La inversión es más grande y los resultados se ven a medio plazo”, aseverán. En Galicia, Pescanova cuenta con plantas de este tipo en Oia, Chapela y O Grove.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad