Una de las clínicas estéticas de Hedonai.

El empresario que quebró Hedonai llega a Galicia para comprar colegios

Estanislao Martínez, primer accionista de Hedonai hasta el polémico concurso de acreedores, pugna por adquirir el Colegio Sagrado Corazón de Lalín

Hasta en dos ocasiones ha amagado el antiguo dueño de la cadena de estética y depilación Hedonai con adquirir el Colegio Sagrado Corazón do Deza, un centro de gran prestigio tiempo atrás pero ahora con importantes problemas económicos que llevaron a la institución al concurso de acreedores. A través de Scientia School, una sociedad creada en 2015 en Madrid para adquirir “centros de enseñanza básica, formación profesional y superior que no cuentan con recursos humanos y económicos suficientes”, dice en su página web, el empresario mexicano Estanislao Martínez prepara la tercera intentona para quedarse con el colegio de Lalín.

Tras retirarse en dos ocasiones durante la fase de preconcurso, en el que llegó a firmar incluso un preacuerdo para la compra del centro, el grupo de Estanislao Martínez presentó una tercera oferta con el colegio ya en suspensión de pagos. La propuesta, presentada a finales de julio por el director general de Scientia School, Francisco Guerrero, contempla el despido de entre el 50 y el 60  de los profesores, lo que supondría la pérdida de sus puestos de trabajo de una treintena de docentes del centro lalinense.

Dentro del concurso del Sagrado Corazón, el juez ha abierto un periodo de 15 días para la recepción y admisión de ofertas, siendo la de Scientia School, una filial del grupo del empresario mexicano, y la de Manuel Gil, el exdirector del colegio que propone un alquiler con opción a compra de las instalaciones, las únicas que han trascendido.

Pasado convulso en Hedonai

Scientia School tiene como socio único al grupo Altas Holding, con intereses en diversos sectores como el inmobiliario, el tecnológico o la estética. A través de esta sociedad, Estanislao Martínez controlaba la quebrada Vousse, propietaria de la marca Suavitas.

En 2014 firmó su operación más relevante en España al hacerse con el 100% de las clínicas de estética y depilación láser Hedonai, con unos 40 centros en España, la mayoría en El Corte Inglés. Aquella aventura acabó de mala manera, con una pelea entre los socios y la entrada en concurso del negocio.

Martínez, primer accionista con un 40% del capital, llevó a la empresa a concurso contra la opinión de los minoritarios. El vicepresidente de la cadena, Diego Guerrero, llegó a emitir un comunicado en el que acusaba a Martínez de haber impedido el acuerdo con un inversor alemán para recapitalizar el grupo.

Hedonai acabó en manos de Sherpa Capital, la oferta ganadora dentro del proceso de venta realizado durante el concurso de acreedores, una situación similar a la que atraviesa el colegio de Lalín.

Problemas en México

Martínez pertenece a una acaudalada familia de empresarios en México que han levantado un emporio a través del grupo inmobiliario Milimex. El grupo se dedica a la construcción de naves industriales en Monterrey, pero también ha desarrollado proyectos residenciales.

Sus familiares se vieron involucrados en un caso de fraude por el cierre de la cadena de clínicas estéticas Neoskin, que clausuró sus centros de forma precipitada dejando a miles de usuarios con tratamientos pagados y no disfrutados.

En declaraciones a este medio, Martínez aseguró que no había tenido participación directa en la empresa a pesar de que ayudó a fundarla.

Un artículo de Rubén Rodríguez

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad