El ecodiseño ahorró a las empresas 444.000 toneladas de materia prima

stop

Creando un envase más sostenible, Aguas de Mondariz redujo el gasto en su botella de 5 litros en más de 16.000 euros al año

Jaime Luis López Vázquez (segundo por la izquierda), en un acto organizado por Economía Digital |  ED

01 de octubre de 2014 (04:41 CET)

Casi todas las empresas lo aplican, desde Inditex a Gadisa, pasando por Feiraco o Blusens. El ecodiseño se fundamenta en la aplicación de criterios ecológicos al ciclo de vida de un producto, desde la selección de materias primas hasta la gestión del residuo que producirá. Pero su gran virtud, más allá de minimizar el impacto ambiental, es que pone en evidencia el prejuicio de que ser ecológico es más caro. Más bien, al contrario. Se ha convertido para algunas empresas en un factor clave de su competitividad. “En Galicia las empresas ecodiseñan y es fácil de entender porque permite ahorrar costes”. Así de claro se mostró Alberto Cabadas, Director Xerente y Director de Calidade de Aguas de Mondariz, Fuente del Val, en el debate organizado por Economía Digital y Sogama en la sede de la Confederación de Empresarios de Lugo.

La empresa del pequeño municipio pontevedrés, que anualmente envasa 66 millones de litros y factura 21 millones, se ahorra 16.530 euros al año gracias al nuevo diseño de su envase de cinco litros. Es decir, solamente en una tipología de envasado. La reducción del gasto en materia prima ha estado acompañada de una disminución del consumo de PET por botella del 13,2%, mientras que el peso del asa y el tapón descendieron un 18% y un 43% respectivamente. Bueno para el bolsillo y bueno para el medio ambiente.

¿Cuánto hemos ahorrado?

El ecodiseño es más de detalles que de grandes cifras, pero una cosa lleva a la otra. Hacendado mejoró la disposición de sus paquetes de pan de molde hasta introducir tres más por caja. Metió 15 donde antes solo cabían 12. Con la medida se ahorró el desplazamiento de 1.800 camiones al año. Menos gasto en transporte y menos emisiones a la atmósfera.

Pero también hay grandes cifras y muchas de ellas las maneja Ecoembes, compañía que asesora y da apoyo a las empresas para cumplir los requisitos legales y mejorar la sostenibiliad de sus envases. Pone a disposición de las más de 12.000 empresas envasadoras adheridas formación y herramientas de ecodiseño, divulga sus logros y ofrece en su página web una guía de buenas prácticas. María Pérez Sainz, Técnico del Departamento de Prevención y Servicios a Empresas de Ecoembes, reveló en Lugo que las medidas de ecodiseño han ahorrado ya 444.000 toneladas de materias primas a las empresas desde 1998, fecha en la que inicia su actividad la organización. Gracias a esto, se ha conseguido reducir un 17% el peso de los envases.

Así se ecodiseña

“Cualquier producto se puede ecodiseñar”, sentenció María Pérez, que a modo de ejemplo recordó conserveras han logrado introducir un 20% más de producto en el mismo envase; o que las latas de Coca-Cola pesan un 17% menos que en 1998.

Otro ejemplo. Unilever redujo su envase de detergente Skip de 162 gramos a 68 gramos. Lo curioso es que en el más ligero, las dosis de lavado han aumentado (han pasado de 25 a 28) gracias a que se comercializa un producto más concentrado.

Reducir peso, reutilizar y reciclar envases o eliminar elementos son algunas de las técnicas que emplea el ecodiseño.

El ADN de Mondariz

En esta línea, el Director de Calidade de Aguas de Mondariz expresó el compromiso de su empresa con el medio ambiente. “Si nosotros contaminamos, nuestro negocio se va al traste”. Alberto Cabadas no eludió el expediente que la Consellería de Medio Ambiente abrió a la sociedad por el vertido 3.000 kilos de sosa cáustica en el río Tea.

“Nosotros asumimos certificaciones de calidad y estándares europeos como el EMAS III (…) y asumimos la transparencia. Hay que ser transparente cuando las cosas salen bien y se puede ser transparente también cuando las cosas salen mal. Entonces hay que saber decir que lo hemos hecho mal y asumirlo”, sentenció.

Los beneficios intangibles

Natural del municipio de Mondariz, Cabadas desgranó algunas de las medidas medioambientales que han tomado en la empresa. Por ejemplo, la transformación de la botella de vidrio, que ha permitido incrementar el número de envases por caja y por palé en un 50%. Las mejoras en gestión de residuos han permitido a Aguas de Mondariz reducir en un 90% los residuos urbanos desde 1999, mientras que los cambio introducidos desde 2002 han permitido ahorrar el consumo de 87,5 toneladas de materiales de envasado.

Si bien la primera consecuencia es la reducción del impacto ambiental, Aguas de Mondariz no oculta que estas medias tuvieron un importante retorno para la empresa. Basta con medir los 190 millones de litros ahorrados en agua. “Nuestra agua nos cuesta dinero –matiza Cabadas--. Hay decantación, filtración, se gasta energía en pasarla de un lugar a otro”.  Ahí está el ahorro. Pero, por otra parte, “proyectamos una imagen de marca que es muy superior a nuestro tamaño”, apunta, haciendo referencia al prestigio de la empresa tanto a nivel de diseño como de sostenibilidad ambiental.

Son los beneficios tangibles e intangibles del ecodiseño. Aunque para el Director de Calidade de Aguas de Mondariz “el medio ambiente es un posicionamiento estratégico” cuyo compromiso va más allá “del retorno a la cuenta de explotación”, aseguró.



Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad