El dueño de la Autopista del Atlántico pone precio a la concesión: 2.000 millones

stop

El valor que otorga Itínere a la AP-9 representa más de la mitad de todas sus autopistas concesionadas

El alcalde de Vigo y el presidente de Itínere al lado de una imagen de la AP-9 | EFE

en A Coruña, 17 de julio de 2015 (00:20 CET)

Representa la cuarta parte de la deuda de la Xunta y el doble de lo que costará finalmente el puerto exterior de Punta Langosteira. Son prácticamente 2.000 millones de euros. Ese es el valor neto que otorga Itínere, la propietaria de la Autopista del Atlántico, a la concesión de la autopista gallega. Esos 219,6 kilómetros que explotará Audasa hasta 2048 tenían un valor neto de 1.950 millones de euros al cierre del 2014. La cifra, casi redonda, brilla todavía más en pleno debate sobre el rescate de la concesión de la gran vía de pago gallega.

La concesión de Audasa es con creces el gran activo de Itínere, que pertenecía hasta este año al fondo norteamericano Citi y acaba de ser traspasado a Corsair Capital. De hecho, esos 1.950 millones representan el grueso del valor de las concesiones de Itínere, que suman un total de 2.768 millones al cierre de 2014. Entre ellas se encuentra también Autoestradas de Galicia, cuya concesión esta valorada en el balance de Itínere en otros 134,9 millones, que corresponden con las autopistas A Coruña-Carballo y Vigo-Baiona (AG-55 y AG-57).

Amortizaciones de la concesión

Para calcular el valor neto de la concesión, Itínere situaba en 2014 el coste de la Autopista del Atlántico en 2.192 millones, a los que descontó una amortización acumulada en ese año de 240,6 millones. Un año antes, en 2013, el coste de la concesión de la AP-9 estaba cifrado en las cuentas de Itínere en 2.185 millones, a los que aplicó una amortización de 182 millones.

Itínere explica en su memoria que durante el año pasado, en el caso de Audasa, no detectó ni identificó la existencia de indicios de deterioro en los acuerdos concesionales, que en este caso datan del año 1979, y por tanto no procedió establecer correcciones en la valoración de la concesión. En el caso de Autoestradas de Galicia, otra de las filiales del grupo, sí hubo deterioro concesional, derivado en gran parte por la caída de ingresos, debido a un menor tráfico, que no pudo ser compensada en este caso por a revisión anual de tarifas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad