El dueño de Cupa tiene más de 350 filiales en Delaware y más de 200 en Islas Caimán

stop

Carlyle Group, que gestiona activos por valor de 178.000 millones de dólares, opera en dos territorios reconocidos por la OCDE como paraísos fiscales, las Islas Caimán y Guernsey; Holanda es la plaza europea con más presencia de subsidiarias de la compañía

David Rubenstein, uno de los fundadores de Carlyle

en A Coruña, 22 de octubre de 2016 (01:03 CET)

El gigante Carlyle, actual dueño de la pizarrera Cupa y un viejo conocido de Galicia, pues compró Saprogal (Biona) en 2004, desplegaba a cierre de su último ejercicio más de un millar de filiales que tienen como centro de referencia Delaware, el conocido refugio fiscal estadounidense.

En ese estado, declaraba Carlyle más de 350 filiales a cierre de 2015. Las ventajas fiscales y, sobre todo, la facilidad y agilidad a la hora de constituir sociedades en el territorio, son clave para la operativa del grupo, si bien Delaware no tiene categorización de paraíso fiscal ni exime de pagar el impuesto federal de los EEUU, más elevado que el impuesto de sociedades español.  

La filial en España de Carlyle, The Carlyle Group España SLU, con domicilio en Barcelona, tiene como matriz a Carlyle Investment Management LLC, con sede en Delaware.

Islas Caimán

El otro territorio con mayor presencia del grupo, que a cierre de ejercicio gestionaba 178.000 millones de dólares en activos, son las Islas Caimán, territorio dependiente del Reino Unido. En su último ejercicio, Carlyle declaraba más de 200 sociedades dependientes en las islas, especialmente atractivas para los fondos de inversión por la facilidad para mover y retirar el capital sin incurrir en pagos adicionales de impuestos.

Las Caimán sí que estaban consideradas como un paraíso fiscal por la OCDE en su declaración de noviembre de 2011. Hace tres años, Financial Times desveló un documento remitido por las autoridades de las islas a distintos hedge funds radicados en el territorio informando de su intención de romper con la opacidad. La autoridad monetaria (CIMA) planteó la creación de una base de datos pública con información sobre los fondos establecidos en el territorio.

Esta mayor transaparencia, según Financial Times, había sido un requerimiento de los propios fondos, al ser incapaces de verificar ciertos detalles de sus inversiones.

Amsterdam, referencia en Europa

En suelo europeo, la mayor presencia de filiales de Carlyle está en Amsterdam, con más de un centenar, a las que se sumaban otras 22 domiciliadas en "Holanda", sin especificar localidad. En Guernsey, también considerado en 2011 un paraíso fiscal por la OCDE, contaba con tres sociedades a cierre del último ejercicio.

La consideración de paraíso fiscal por parte de la OCDE se fundamenta principalmente en la falta de transparencia, representada por la limitación del intercambio de información con otros países. También en la articulación de ventajas fiscales para no residentes y en la ausencia de impuestos directos. 

En 2014, Guernsey dejó de ser un paraíso fiscal para la Administración española, tras la firma de un convenio de doble imposición entre los dos territorios. Aún así, siguió apareciendo en la lista de Hacienda de centros offshore del año 2015. En dicha lista también figuran las Islas Caimán. 
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad