El dinero vuelve al Celta ocho años después del concurso

stop

El club cerró el pasado ejercicio con 15 millones de superávit y dejó a cero su deuda

Carlos Mouriño en rueda de prensa

en A Coruña, 26 de agosto de 2015 (19:11 CET)

Se acabó el vía crucis del Celta. Ya no queda deuda por pagar a Hacienda. El club vigués cumplió las previsiones y dejó a cero sus obligaciones de pago a acreedores, según relató su presidente, Carlos Mouriño este miércoles. Han pasado ocho años desde que la institución cayó en concurso de acreedores, situación que vivió también el otro gran club gallego, el Deportivo.

El proceso ha concluido bien en Vigo. El Celta cerró el pasado curso con un superávit de 15 millones, lo que le ha permitido una mayor holgura a la hora de acometer inversiones. Según explicó Mouriño, se han gastado 11 millones en jugadores y destinó otros 2 millones a la reforma de Balaídos y a la nueva sede en la calle Príncipe. Allí, explicó el presidente, se prevé levantar un restaurante en una de las plantas y una residencia para jugadores de la cantera.

El próximo reto del club es impulsar la ciudad deportiva. Mouriño dijo tener el dinero suficiente para las instalaciones así como el beneplácito de los partidos políticos vigueses, si bien, está a la espera de espacio: "Queremos que se nos diga dónde podemos hacerla".

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad