El derbi de la deuda del Deportivo y el dinero de Aspas

stop

El Celta adeudará 14 millones a final de la temporada, mientras el club herculino necesita 12 para acabarla

Carlos Mouriño (izquierda) y Augusto César Lendoiro (derecha)

14 de marzo de 2013 (23:14 CET)

Cuando anunció la entrada del club que preside en concurso de acreedores, Augusto César Lendoiro, explicó que el penalti errado por Djukic le costó al Deportivo 50 millones, al perder la posibilidad de jugar ese año la Copa de Europa, y que el descenso a Segunda División precipitó los impagos con Hacienda. “Un club no es una empresa más, y el que no lo entienda es que no sabe lo que es el fútbol”, dijo entonces.

El fútbol y el balance de cuentas van en muchas ocasiones de la mano. El club herculino afronta el derbi bajo la amenaza de un nuevo descenso y la consiguiente pérdida de ingresos. Mientras, intenta desbloquear una partida embargada de 12,5 millones, correspondientes al pago por los derechos de televisión cedidos a Mediapro. El club considera que necesita ese dinero para hacer frente a los salarios de la plantilla esta temporada.

El Celta tampoco se ha desatado de la soga del descenso. Camina segundo por la cola, delante del Deportivo, y a tres puntos de la salvación. El conjunto vigués solicitó el concurso de acreedores en 2009 y espera dejar su deuda, que la administración concursal cifró entonces en 69 millones, en 14 millones al final de la temporada, sin contar los créditos participativos suscritos por la entidad. En el derbi económico el tiempo ha jugado un papel fundamental.

El factor temporal

Así lo cree el Deportivo, que ha pedido en innumerables ocasiones un trato equitativo al recibido por otros clubes con problemas económicos similares al del coruñés. “En mi opinión, estoy totalmente convencido de que le perjudicó solicitar el concurso de acreedores en un momento en el que la presión por la recaudación es muy potente y el cambio de escenario ha sido radical”, expone el abogado Xoan Antón Pérez Lema. “En otros ejercicios la Agencia Tributaria ha sido más proclive a llegar a acuerdos”, concluye.

En este sentido, el contexto benefició al Celta, que llegó a acuerdos con sus acreedores en cuanto a la conversión de la deuda en acciones, créditos participativos y quitas que alcanzaron el 85%. Según las previsiones del presidente del club, Carlos Mouriño, reducirán en otros tres millones de euros la deuda del club a final de curso, dejándola en 14 millones de euros.

Las cuentas del Celta

“Calculamos que en junio los objetivos de principio de temporada estén cumplidos al 100%. Estamos al día con Hacienda, Seguridad Social, jugadores y proveedores, y no hemos acumulado más deuda”, aseguró Mouriño a finales de 2012. El presidente prevé acabar con un superávit de 10 millones de euros esta temporada que permitan al club mantener sus compromisos financieros.

El próximo curso tendrá que abonar el 20% de los derechos de televisión a Hacienda, lo que comportará una importante inversión en el pago de deuda. En la recámara está la posible venta de Iago Aspas, que supondría cuantiosos ingresos para las arcas del club.

El símbolo Aspas

Pero Aspas es más que un salvavidas económico para el Celta, y más que un jugador cuando se avecina un derbi. La temporada pasada, con los dos equipos en Segunda División, se equivocó calentando el enfrentamiento con el Deportivo con sus declaraciones, en pleno debate sobre la seguridad del partido. Pero sigue siendo de los jugadores más queridos por la afición celeste.

En la historia de los Deportivo-Celta hubo rivalidades más sanas y salpicadas de anécdotas. ‘El puerto de Vigo saluda al embarcadero de A Coruña’, decía una pancarta que llevaron los aficionados vigueses a la ciudad herculina. Recordaba Pepe Guillín, histórico consejero del Deportivo, ‘El tren de la alegría’. que acompañaba al club en sus desplazamientos a Vigo y que estaba amenizado por la charanga ‘Las patatas fritas’.

Las cuentas del Deportivo


El Deportivo llega esta vez al derbi sin espíritu festivo, pendiente de conocer la totalidad de su deuda. El informe provisional del administrador concursal, la sociedad AD Cyrex, la cifró en 156 millones, elevando las estimaciones del club en 63 millones.

Lo más urgente para la entidad que preside Augusto César Lendoiro es desbloquear los 12 millones más IVA de Mediapro que necesita para llegar a fin de curso. La Liga de Fútbol Profesional pidió esta semana al juez encargado del proceso concursal, Rafael García Pérez, que levantara el embargo. Según manifestó, el club necesita el dinero para abonar las nóminas de sus jugadores y no tener deudas con ellos antes del 30 de junio. En caso de no poder satisfacer todos los pagos, el club podría ser expulsado de las competiciones oficiales.

Contratiempo para las empresas


Y en medio de la rivalidad histórica entre los dos equipos gallegos más importantes, muchos empresarios asentados en Galicia ansían un futuro prometedor para ambos clubes. Su facturación se multiplica cuando Celta y Deportivo militan en Primera División.

Es el caso de la hostelería o de las empresas hoteleras, que viven tiempos dorados cuando Real Madrid y Barcelona visitan la ciudad, arrastrando con ellos a numerosos aficionados. La presencia en Primera División de dos equipos gallegos también favorece a la implantación de las apuestas deportivas en Galicia. Según las grandes empresas del sector: Comar, Egasa, Codere y otras tantas que operarán en Galicia, las máquinas comenzarán a funcionar antes de que acabe el primer trimestre del año.

Varios pequeños operadores gallegos del sector del juego aseguran que, si bien, un descenso a Segunda División no frenaría las apuestas --que abarcarán hasta Segunda B-- la recaudación sería muy distinta con los dos grandes equipos en la división de honor.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad