El Deportivo tendrá que renegociar la deuda con la banca si desciende

stop

El acuerdo con Sabadell y Novagalicia está pactado, pero no cerrado, y la caída de ingresos en Segunda División forzaría una revisión de las condiciones para devolver los 36 millones de deuda

Tino Fernández, durante la Junta de Accionistas | EFE

en A Coruña, 10 de abril de 2015 (04:35 CET)

Cuando Tino Fernández presentó el acuerdo singular con Hacienda, el principal acreedor del Deportivo, se daba por hecho que el pacto con Sabadell y Novagalicia, ahora Abanca, a los que adeuda 36 millones, sería la parte más sencilla del camino. Sin embargo, ha sido la que más se ha atascado. Entre otros motivos, por el pulso judicial que mantuvieron entidades financieras y Agencia Tributaria para decidir quién se quedaba con 21 millones de euros, procedentes de contratos televisivos del Deportivo y sobre los que los bancos aseguraban tener derecho preferente de cobro, al haber sido pignorados en su día a cambio de créditos.

Esa batalla la ganaron los bancos, que todavía están pendientes de un pago de 9 millones que debe restituirles Hacienda de manera inmediata de las cantidades que embargó al club, lo que sigue retrasando el acuerdo entre Deportivo y entidades. Pero la situación puramente futbolística, tan ligada a la económica en la historia reciente del deportivismo, puede deparar un nuevo escollo para la rúbrica final de Sabadell y Abanca.

El descenso a Segunda División provocaría una fuerte merma de ingresos para el club que, en última instancia, forzaría un nuevo proceso negociador para replantear el calendario de pagos a las entidades financieras. La clave está en los ingresos por televisión. El Deportivo ingresó 18 millones de derechos televisivos este curso, mientras que en la categoría de plata solo obtenía 3.

Pendientes de Hacienda

"Su escenario de ingresos sería diferente y habría que ver como afrontaría los pagos que tiene pendientes", explican fuentes de la banca acreedora, que se mantienen optimistas respecto al futuro y recuerdan que, por el momento, el Deportivo ni siquiera está en puestos de descenso. El preacuerdo con el club contemplaría la devolución de la deuda en 17 años, con dos iniciales de carencia, y un interés del 2%. Las mismas fuentes insisten en que no hay nada cerrado de momento.

El acuerdo con Hacienda para devolver los 62 millones de deuda privilegiada también incluía salvedades en caso de que el Deportivo compitiese en Segunda División. Si milita en esta categoría tres temporadas o más antes de 2023, la fecha límite para abonar el pago, el plazo concedido por la Agencia Tributaria se alargaría un año más, hasta 2024. Abanca, la más afectada En todo caso, Tino Fernández destacó en su momento que sería muy difícil cumplir los compromisos financieros si el Deportivo pasa más de cuatro o cinco cursos en la división de plata.

La deuda con los bancos, que Sabadell heredó del Gallego y Abanca de NCG, procede de un préstamo sindicado en el que Novagalicia puso 13,6 millones y Banco Gallego 9,5. Además, NCG concedió al club un préstamo bilateral de 12,9 millones.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad