El Deportivo sólo gestionará la Deportienda y arrendará el Playa Club

stop

La entidad mira al futuro con 30 millones de presupuesto y un gran esfuerzo por lavar su imagen

Tino Fernández

26 de noviembre de 2014 (06:11 CET)

Le tocó a Tino Fernández vender rigor y optimismo de cara al futuro, pero se encontró con mucha frecuencia con el pasado en una junta de accionistas tensa y, por momentos, crispada. Principalmente, en las dos intervenciones del antiguo asesor jurídico del club, Germán Rodríguez Conchado, que, por cierto, reclama más de 3 millones de euros al Deportivo.

El presidente defendió que la entidad está aumentando ingresos, reduciendo gastos y cumpliendo sus compromisos económicos. Para el presente curso se ha aprobado un presupuesto de 30 millones, de los que más de la mitad proceden de los ingresos de televisión, 18 millones.

El escudo “embarrado”

Destacó Tino Fernández que el Deportivo camina hacia la “normalización”. “Creo que es indudable que hemos mejorado nuestras relaciones con la sociedad y las instituciones”, sentenció. La cuestión no es baladí, pues impacta directamente sobre la situación económica. Un ejemplo pragmático es la recuperación de la publicidad institucional del Ayuntamiento de A Coruña. Pero Fernández hizo hincapié también en los intangibles. “Si queremos salir a mercados internacionales, no podemos ir con el escudo embarrado”, zanjó.

El presidente justificó de esta manera el pago por adelantado de 2 millones de euros a Hacienda. “Es una demostración de que esto va en serio y de que somos cumplidores. Y es una manera de limpiar la imagen del Deportivo”, afirmó.

Apuesta por la Deportienda

En cuanto a las filiales, el club se quedará solamente con la gestión de la Deportienda. Está aumentando las ventas a buen ritmo, en torno a un 50% más, impulsada sobre todo por la camiseta con la bandera gallega, que estará también en la equipación del próximo año. Las cuentas están saneadas y el objetivo es aumentar ventas con nuevas líneas de producto.

En cuanto al Playa Club, se arrendará hasta el final de la concesión y mantendrá servicios de cafetería, banquetes y discoteca, aunque ninguno estará directamente gestionado por el Deportivo. Será el casero. El objetivo primordial es generar ingresos para compensar la deuda que tiene con el propio club, de 1,7 millones. A estos hay que sumar otros 333.000 euros de deuda con acreedores.

La Deporclínica debe otros 300.000 euros al club, mientras que Depormedia y Deporsport están en liquidación.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad