Fernando VIdal, presidente del Real Club Deportivo de La Coruña

El Deportivo pide recusar al juez de disciplina social de la Liga

El Dépor presenta sus alegaciones al expediente abierto al Fuenlabrada solicitando su nulidad y el reinicio del mismo ante las irregularidades detectadas

El Deportivo ha presentado este lunes sus alegaciones al informe emitido por el juez de Disciplina Social de la Liga sobre las reivindicaciones del club coruñés a respecto de la "adulteración" de la última jornada de la competición de Segunda División, al no poder jugarse todos los partidos al mismo tiempo. El club coruñés lo ha hecho contrarreloj, ya que tuvo conocimiento ayer domingo del informe del juez Manuel Rivero González. Un documento muy crítico con la actuación del equipo gallego para quien, entiende, el resultado del partido con el Fuenlabrada es "instrascendente" al haber descendido ya a Segunda División B. En sus alegaciones, los de Fernando Vidal siguen dos vías. En primer lugar, solicitan la recusación del juez de Disciplina Social debido a la amistad que le une con el jefe de gabinete de la Liga, Víctor Manuel Martín Ortega.

Por otro lado, el Dépor también pide ampliar el plazo de respuesta a las alegaciones "por no respetar el plazo mínimoy generar una absoluta indefensión al club", así como anular el expediente en marcha e inicial uno nuevo, al ser este contrario a los estatutos sociales de la Liga.

Una reunión con fallos

El Deportivo solicita que se facilite una copia del acta de la reunión celebrada por la Comisiónde Seguimiento del Convenio de Coordinación RFEF-Liga el pasado lunes y en la que se habría tratado el aplazamiento del partido Dépor-Fuenlabrada. El equipo gallego defiende que la propia acta de la reunión evidenciará una serie de irregularidades que acreditarán la no validez de la misma. Esto es, en el acta no constaría que los acuerdos hubieran sido aprobados por la RFEF, al estar únicamente firmados por el representante de la Liga. Otro de los puntos clave de este encuentro para los servicios jurídicos del Deportivo es que el mismo estuvo presidido por Javier Tebas, no constando la presencia del vicepresidente de la Liga, Miguel Ángel Gil Marín, persona en la que se habrían delegado las facultades para tomar decisiones relativas al Fuenlabrada al existir conflicto de intereses, siendo su asesor jurífico el hijo del propio Tebas.

En sus alegaciones, el Dépor también asegura que el Fuenlabrada "no ha adoptado las medidas de seguridad que le eran exigibles, incumpliendo sus deberes de asegurar el correcto desarrollo de los partidos sin riesgos para los participantes en los mismos, incluidos los jugadores del Deportivo, los propios del Fuenlabrada y los 300.000 habitantes de la ciudad de A Coruña que se han visto afectados por su desplazamiento".

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad