Protesta de los trabajadores de la planta de Alcoa en San Cibrao

El Covid se come un tercio del valor de Alcoa y de su socia en Alúmina

Año complicado para los dueños del complejo de San Cibrao: el valor en bolsa tanto de Alcoa como de Alumina Limited ha caído más de un 35% desde enero

A Mariña lucense tiene por delante dos semanas cruciales para definir su futuro. El 27 de septiembre es la fecha tope para que Alcoa y Liberty House, del gigante GFG Alliance, sellen un acuerdo para el traspaso de la fábrica de aluminio primario del complejo de Cervo, de la que dependen 534 empleos directos y, se estima, que otros tanto indirectos ligados a la industria auxiliar. Las manifestaciones públicas hechas hasta el momento por el gigante americano no son optimistas. El pasado viernes, Alcoa volvió a insistir en que las pretensiones de los del magnate hindú Sanjeev Gupta no son "razonables", motivo por el que aseguró que la operación se estaba "poniendo en riesgo". Sin embargo, en plan industrial y energético de Liberty para la planta lucense, que compromete el mantenimiento de los puestos de empleo, de partida, cuenta con el apoyo tanto de la administración central como de la autonómica, así como de la plantilla de trabajadores.

Los sindicatos, y también la propia Alcoa, indican que uno de los principales puntos de fricción en las negociaciones radica no ya en las inversiones que hay que acometer en la planta de aluminio primario, sino en la factoría de Alúmina, que no está incluida en el paquete de traspaso, a pesar del interés que el grupo británico ha demostrado desde el principio. Al no poder hacerse con ella, pero al tener que convertirse necesariamente en su cliente en caso de quedarse con la planta de aluminio primario, los de Liberty reclaman un acuerdo de suministro a largo plazo. Siempre según la versión hecha pública por Alcoa, los de Pittsburgh ofrecen un contrato a cinco años con precios de mercado, mientras que los británicos quieren un acuerdo de suministro a 20 años, además de exigir un inventario de alúmina de 90 días, cantidad, aseguran, "que no es posible almacenar en la planta". Negociaciones a un lado, lo cierto es que, si los de GFG se hacen con la planta de aluminio primario, tendrán que continuar 'conviviendo' tanto con Alcoa como con Alumina Límited, su socia en la factoría de alúmina de San Cibrao. La realidad es que a ninguna de las dos empresas le está yendo bien este 2020. Afectadas tanto por los precios del aluminio y de la alúmina, como por la pandemia del Covid, su valor en bolsa ha caído, en ambos casos, en más de un 35% desde principios de año.

Las dudas de la plantilla

Desde el inicio de todo el proceso con Liberty, Alcoa siempre ha indicado que la planta de Alúmina de San Cibrao no era un activo en venta. La multinacional argumentó, entre otros motivos, el hecho de que no es la única administradora de la fábrica. En concreto, el 40% de Alúmina Española SA, está en manos de Alumina Limited, una compañía australiana con numerosos vinculos con el grupo de Roy Harvey. De hecho, además de la participación en la planta lucense, también controla un 40% de las acciones de Alcoa World Alumina & Chemicals ( AWAC, filial de la multinacional americana dedicada a este segmento) y el 40% de Alcoa of Australia Limited, Alcoa World Alumina Brasil y Alcoa World Alumina Saudi Arabia. 

La Federación de Industria de CCOO sospecha que tras la negativa de Alcoa a firmar un contrato de suministro de alúmina a 20 años con Liberty puede estar la intención de los propietarios de la factoría de echar el cierre de la misma en 2025, un extremo que Alcoa rechaza. El sindicato recuerda que el CEO de Alcoa anunció hace aproximadamente un año que el grupo también acometerá una rebaja en el segmento de la alúmina de 1,6 millones de toneladas durante el próximo lustro, una cantidad muy similar a la que se produce en San Cibrao.

Descalabro en bolsa

Sea como fuere, la realidad es que la cotización tanto de Alcoa como de su socia ha sufrido un fuerte varapalo este ejercicio. Alcoa cerró su última cotización en la bolsa de Nueva York con la acción a un precio de 14,05 dólares el título frente a los 21,5 dólares que marcaba la acción a principios de año. La capitalización bursátil de la compañía rozaba entonces los 4.000 millones. Ahora, se ha reducido a poco más de 2.600 millones de dólares.

En el caso de Alumina Limited, el varapalo en el ejercicio es similar, por lo menos en cuanto a porcentajes. La compañía cotiza en la bolsa australiana. A inicios de año, el precio de la acción era de 2,30 dólares australianos, estando ahora en 1,49, un 35% menos. Su capitalización bursátil roza los 4.300 millones de dólares australianos (unos 2.600 millones de euros).

Resultados semestrales

A finales de agosto, Alumina Limited presentó los resultados correspondientes a su primer semestre fiscal. La compañía esquiva los números rojos, aunque sus beneficios se resienten de forma considerable. Según los datos hechos públicos, Alumina Limited firmó un beneficio neto antes de impuestos de 90,5 millones de dólares, frente a los 210 conseguidos en el mismo periodo del año pasado (es decir, un 57% menos). Eso sí, la firma anunció un dividendo a cuenta de 2,8 centavos de dólar por acción.

La compañía estima que "debido a una reciente interrupción del suministro en Brasil, se espera que el mercado mundial de alúmina tenga un déficit de alrededor de 1,1 millones de toneladas este año". Precisamente esta interrupción ha provocado una leve subida del precio de la alúmina que ronda ya los 290 dólares la tonelada. 

A pesar del retroceso en los beneficios, su director ejecutivo Mike Ferraro sostiene que el negocio de la alúmina a través de AWAC, la sociedad con Alcoa, es lo suficientemente fuerte como para soportar "los impactos e interrupciones del mercado". 

Habrá que esperar al menos dos semanas para saber si, finalmente, Liberty House se convierte en el nuevo cliente en A Mariña de Alumina Limited.

 

Un artículo de C. Díaz Pardo

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad