Imagen promocional de Super Bock en Oporto

El Covid-19 golpea a la cerveza: Super Bock anuncia despidos

Unicer, la dueña de Super Bock, recortará el 10% de la plantilla por el impacto de la pandemia en las ventas

Las medidas de confinamiento por el coronavirus han golpeado con dureza a las cerveceras, que perdieron su principal vía de comercialización con el cierre de la hostelería. La patronal española del sector, Cerveceros de España, cifró en un 40% la caída de las ventas durante el estado de alarma. En el resto de países afectados por el coronavirus, el negocio no ha ido mejor.

Lo acaba de evidenciar Unicer, la dueña de Super Bock. La compañía que controlan el grupo Violas (56%) y Carlsberg (44%) anunció a los trabajadores un ajuste que afectará al 10% de la plantilla y que comenzará a aplicarse en julio. La cervecera cuenta con unos 1.300 trabajadores, por lo que la propuesta conllevaría la salida de unos 130 empleados.

Super Bock prometió a los trabajadores un plan de formación y reinserción laboral y unas condiciones de salida por encima de los mínimos exigidos legalmente, según avanzó el diario luso Jornal de Negocios.

El 70% de las ventas de Super Bock, en hostelería

La cervecera vincula la medida a una “significativa reducción de la actividad” a causa del Covid-19, lo que sumado al parón económico exige tomar medidas para garantizar la “sostenibilidad del grupo”. El 70% de las ventas de Super Bock dependen de la hostelería en su principal mercado, Portugal.

“La realidad actual es compleja e inédita y, en un mundo cada vez más volátil, la prioridad de Super Bock es, y será siempre, la sostenibilidad de la empresa”, dijo el grupo en un comunicado.

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad