El consejo de Pescanova debate la venta de la división de salmón a un grupo noruego para obtener liquidez

stop

La revocación del presidente, a instancias de varios accionistas, también se encuentra en el orden del día

14 de marzo de 2013 (18:40 CET)

El consejo de administración de Pescanova, reunido desde las 10:30 horas de la mañana en la sede de la compañía, en Chapela, analiza entre otros temas la venta de la división de salmón de la multinacional a un grupo noruego. La aprobación de esta operación es uno de los ejes sobre los que basa su estrategia el presidente de la compañía, Manuel Fernández de Sousa-Faro, con el fin de obtener liquidez inmediada para resolver sus problemas con la banca para refinanciar la deuda.

Pescanova tenía previso para el primer trimestre de este año la salida a bolsa en Chile del 49% del capital de Acuinova, con el fin de obtener unos 50 millones de euros. Esa salida a bolsa finalmente se paralizó. Es por ello que ahora resulta imprescindible para generar liquidez inmediata la venta directa de la filial chilena, a la que la multinacional gallega se había resistido en un principio por considerar que la oferta del grupo noruego no resultaba del todo atractiva.
 
Entre otros puntos del orden del día que se debate en el tenso y esperado consejo se encuentra la formulación de las cuentas correspondientes a 2012, que no fueron aprobadas en el anterior consejo, el previo a la presentación del preconcurso, porque dos de sus accionistas significativos (Carceller y Luxempart), se negaron.

Revocación del presidente


Esos dos mismos accionistas decidieron forzar otros puntos en el orden del día, según fuentes financieras, entre los que se encontraría la revocación del presidente, Manuel Fernández de Sousa-Faro, muy cuestionado en las últimas semanas desde diversos ámbitos, aunque con control sobre el consejo. Es por ello que, en principio, no está previsto que sea desalojado de la presidencia.
 
La renegociación de la deuda de la compañía, que podría superar de largo los 2.000 millones, frente a los 1.520 que declaró en el tercer trimestre de 2012, es otro de los puntos del orden del día del consejo. Estaba previsto también que los auditores, DBO, también cuestionados por no lograr casar la deuda real de la compañía, emitieran un informe sobre la situación más aproximada a la realidad.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad