El comercio recurre a los concellos para salvar la Navidad

stop

El cierre de establecimientos merma las partidas de las asociaciones para la campaña

Marineda City, en A Coruña

28 de noviembre de 2012 (23:59 CET)

El comercio gallego vive desde hace tiempo con el cinturón apretado. Las asociaciones de comerciantes saben que esta campaña de Navidad puede ser decisiva para cuadrar las cuentas a final de año, pero asumen que tienen escaso margen para publicidad y promociones. “Se trata de hacer una campaña lo más amplia posible con un presupuesto que es mínimo”, confirman desde el Centro Comercial Aberto de Ourense. Cada asociación preparará una campaña reducida porque “no hay dinero”. “La parte de marketing, y me refiero a luces, sorteos o lotería tendrá que recortarse”, inciden en la Federación de Comercio de Pontevedra.

Para corregir la caída en el presupuesto que cada año destinan a la Navidad, provocada sobre todo por el cierre de establecimientos que, en consecuencia, no pagan la cuota de su asociación, intentarán encontrar sinergias con los ayuntamientos. Al menos, esa es la recomendación que han hecho desde la Federación Galega de Comercio. “La política que venimos siguiendo durante todo el año es realizar promociones subvencionadas por las administraciones, y esta colaboración también se puede extender a las luces de Navidad o algún tipo de sorteo. Más allá de eso, en cuanto a ofertas y descuentos no creemos que se pueda hacer gran cosa. La única solución sería regalar los productos, porque los mejores precios no sirven mientras no se regularice el consumo o descienda el paro”, expone José María Seijas, presidente de la Federación.

Bajas por cierre

La principal causa en la merma de ingresos de las asociaciones de comerciantes son las bajas de establecimientos, que una vez que echan el cierre dejan de pagar la cuota de socio. Según los datos de la Federación Galega, en el último lustro se han cerrado 17.000 negocios.

En el mismo periodo, en Vigo se cerraron 2.200 establecimientos y, según informan en la federación provincial, la tónica se mantiene. “Este año llegamos a las 850 bajas, la mayoría en la zona de Vigo, Pontevedra y Vilagarcía de Arousa. Pero hay que tener en cuenta que además de los cierres, también hay comerciantes que han decidido, simplemente, dejar de pagar la cuota de la asociación por necesidad, porque llegan muy justos a final de mes”, explican.

Pesimismo generalizado

A la espera de los resultados de las primeras encuestas de intención de gasto, herramienta que sirve a las asociaciones para hacer una estimación de la facturación durante la campaña de Navidad, los comerciantes siguen instalados en el pesimismo. La subida del IVA en el mes de septiembre ya provocó un descenso de las ventas de casi el 11%, según afirman en la Federación de Comercio de Galicia. Ahora esperan una caída más acusada debido a la eliminación de la paga extra de los funcionarios. “Será un mes normal, como cualquier otro”, sentencia José María Seijas.

En las asociaciones comparten el análisis. Auguran una mala campaña por la crisis económica, el número de parados en las familias o la competitividad de las grandes cadenas con más margen para bajar los precios. Como ejemplo, la Federación de Comercio de Pontevedra prevé que se dejen de comprar regalos de Navidad para los adultos. “Los mayores no comprarán o reducirán mucho el presupuesto que destinan a regalos. Los juguetes esperamos que se mantengan, sobre todo en el caso de niños menores de 14 años, aunque empieza a extenderse el regalo de importación chino que es mucho más barato”, explican.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad