El clan de los Méndez irrumpe en la banca de inversión

stop

Dos de los hijos y la nuera del ex director general de Caixa Galicia utilizan dos sociedades opacas para mover el patrimonio familiar

'Lis' Méndez y José Luis Méndez | EFE

13 de enero de 2014 (23:30 CET)

Las cálidas vacaciones navideñas en Canarias que disfrutó la familia Méndez Pascual dejan paso a la vuelta a la actividad para los principales miembros del clan. José Luis Méndez López, el malogrado director general de la extinta Caixa Galicia, dos de sus hijos, José Luis (Lis) y Enrique, así como su nuera, Lucía Varela Porteiro, han armado en silencio una estructura societaria que comienza a tomar forma, y que opera en paralelo a otras actividades de la familia, como su presencia en consejo de administración de empresas.

Aunque Méndez López, el líder familiar, no figura nominalmente, como administrador o cargo ejecutivo, en las sociedades gestionadas por sus hijos, en medios financieros vinculados a las extintas cajas se da por segura su participación en al menos dos firmas constituidas en el último año, encargadas de gestionar el patrimonio de los Méndez. Se trata de las sociedades limitadas 4LG Patrimonios y Grupo 4LG, domiciliadas, respectivamente, en Madrid y A Coruña.

Actividad patrimonial

En concreto, Grupo 4LG SL, que cuenta como administradora única con Lucía Varela Porteiro, esposa de Lis Méndez Pascual, tiene como actividad, según la propia firma, “los servicios bancarios y financieros prestados directamente o en asociación con partners autorizados de reconocido prestigio internacional”. También se dedica a “la participación directa en proyectos de inversión y financiación en procesos de crecimiento, principalmente internacional, de empresas”. Así, la firma está englobada en lo que se conoce como banca de inversión, aunque tiene su sede en el domicilio particular de Lis Méndez.

En 4LG Patrimonios, constituida en mayo del año pasado y con base de operaciones en la elitista calle Serrano, figuran como consejeros ambos hermanos, Lis y Enrique Méndez Pascual, así como la esposa del primero, que detenta la presidencia de la firma. Lis es, en este caso, consejero delegado y secretario. La firma tiene por objeto social, según el Registro Mercantil, “la promoción y comercialización de valores, instrumentos o servicios financieros y de inversión, así como de instituciones de inversión colectiva y de seguros”.

Abultadas indemnizaciones


La familia apenas deja más rastros oficiales de su actividad inversora. Y eso que el patrimonio de los Méndez es abultado, aunque difícil de precisar. Tras su salida de Caixa Galicia antes de la fusión con Caixanova, José Luis Méndez López ejecutó un contrato blindado por importe de 16,5 millones de euros brutos. Descontados los impuestos, percibió 8,5 millones del fondo de pensiones de la entidad y otros 2,7 como indemnización por rescisión anticipada de su contrato.

Aunque ahora solo pertenece al consejo de administración de Reganosa, del Grupo Tojeiro, el que durante treinta años fue primer ejecutivo de Caixa Galicia retuvo durante un tiempo varios consejos, como el de Sacyr (retribución anual bruta de 66.000 euros, más 22.000 euros por la comisión de nombramientos) o el de Tecnocom (93.000 euros).

Tras el abandono del padre, fue cuestión de meses que el mayor de los Méndez Pascual dejase la Corporación de Caixa Galicia, una vez fusionada con Caixanova. Ocupaba el cargo de consejero delegado, aunque fue laminado tras la integración. Su indemnización consistió en 45 días por año y acumulaba siete en la sociedad. Su salario rondaba los 400.000 euros anuales. Yago, otro de los hermanos, era el director de Servicio a Empresas de Novacaixagalicia y habría renunciado a su indemnización.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad