El cine regresa a Pontevedra seis meses después de marcharse

stop

Galicine recupera las salas de Vialia tras el desahucio de su anterior gestor, Ábaco

21 de diciembre de 2013 (20:21 CET)

La gran pantalla regresó este sábado a Pontevedra. Hace seis meses, la ciudad del Lérez se convirtió en la primera capital gallega en quedarse sin cines. Las salas de Vialia, que gestionaba el grupo Ábaco, cerraron sus puertas. La empresa mantenía una deuda de 1,3 millones de euros derivada del alquiler de las instalaciones con un arrendatario de postín, ADIF. El gestor de infraestructuras ferroviarias ejecutó el desahucio.

El núcleo urbano estuvo huérfano de cine hasta este sábado. Las proyecciones regresaron a las ocho salas de Vialia, que ahora explotará la firma gallega Galicine bajo la marca Cinexpo. Severino Pato, el presidente de Galicine, presentó las instalaciones el pasado viernes, que contarán con dos salas con 3D, dos salas con butacas vibratorias, una sala VIP caracterizada por su especial comodidad y el sistema HFR de proyección de 48 fotogramas.

Las entradas más baratas

Severino Pato señaló, además, que el precio está adaptado a la ciudad. La entrada normal será de 7,2 euros mientras que el reducido se situará en 6,2. "Es el precio más bajo de las ciudades gallegas", abundó Pato. Aquellos aficionados al cine que lo deseen podrán hacerse socios 'Fidelize' de manera gratuita, tarjeta que supondrá descuentos tanto en la taquilla como en el bar de los cines, que cuentan también con una tienda de golosinas 'Pica Pica'.

Las ocho salas tienen una capacidad para 1.539 butacas. Galicine las gestionará por un plazo de veinte años, de acuerdo al concurso convocado por el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF), que estableció en 1,4 millones de euros el precio de licitación.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad