El chándal olímpico llenará las tiendas con 35.000 piezas

stop

La multinacional rusa Bosco regalará la ropa yfinanciará al Comité Olímpico hasta el 2016

Los polémicos uniformes olímpicos.

22 de julio de 2012 (22:01 CET)

Los polémicos uniformes olímpicos españoles (de estética poligonera para algunos y kitch para otros) llegaron para quedarse. La empresa fabricante de los chándals de España, Ucrania y Rusia para las olimpiadas Londres 2012, la multinacional rusa Bosco, fabricará un total de 35.000 uniformes para llenar las tiendas hasta el vencimiento de su contrato en el 2016, año de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

La empresa ha explicado a este diario que durante en los próximos cuatro años, no sólo los atletas olímpicos y paralímpicos españoles lucirán los uniformes de Bosco sino también los deportistas que representen a España en los Juegos del Mediterráneo y en los Juegos Olímpicos para Jóvenes (entre 14 y 18 años).

La empresa, que trabaja con comités olímpicos desde hace más de 10 años, asegura que el buen momento del deporte español es una perfecta oportunidad para promocionar la marca que pretende abrir tiendas en Inglaterra y lograr la misma presencia que tiene en Ucrania y Rusia. Más adelante, quiere conquistar los principales destinos turísticos para los rusos de alto poder adquisitivo: Cortina d’Ampezzo, St. Moritz y Niza, aunque no descartan establecerse en España en un futuro.

Las críticas

La estética de los uniformes ha sido criticada por diseñadores y también ha sido blanco de chistes por los propios atletas que los lucirán, pero el Comité Olímpico Español asegura que ninguna empresa nacional ofreció las mismas condiciones que la compañía rusa: no sólo saldrán gratis, sino que también pagará parte de los viajes y dietas de los deportistas, así como también gastos corrientes del comité.

La compañía pagó 6,5 millones al Comité Olímpico para comercializar en sus productos el símbolo de los cinco anillos olímpicos, según ha publicado la prensa rusa. Durante los primeros años de patrocinio algunos atletas se quejaron de la baja calidad de las prendas y del calzado que presentaba problemas a los pocos días de uso.

Con 72 tiendas propias en Rusia, Ucrania y reino Unido, hoy la empresa factura 600 millones de euros anuales, con un crecimiento del 24% interanual.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad