El centro estrella de investigación de la comunidad se queda sin fondos

stop

TIJERETAZO PRESUPUESTARIO

Centro de Investigación Príncipe Felipe

08 de septiembre de 2011 (13:30 CET)

La crisis se ha llevado por delante el centro de investigación estrella de la Comunidad Valenciana. Inaugurado en 2005, el Centro de Investigación Príncipe Felipe (CIPF) contaba entre su plantilla con científicos de prestigio internacional dirigidos por Carlos Simón y se encargaba de trabajar en varios proyectos con células madre punteros en España. Pero el ajuste presupuestario de 2011 les ha llevado a un callejón sin salida, según la cúpula científica. Por ello, los cerebros del CIPF han presentado su dimisión en bloque este miércoles.

En su despedida argumentan que no pueden trabajar en las condiciones actuales y culpan al recorte general por parte de todas las Administraciones que invertían en el centro, en especial de la Generalitat. El Gobierno de Fabra ha recibido un varapalo de la comunidad científica del CIPF, que se ha dedicado a desmontar los argumentos que habían puesto encima de la mesa y que señalaban al Ministerio de Ciencia e Innovación como único culpable de esta crisis.

Según han explicado los portavoces, el dinero que venía de la consejería de Sanidad servía para mantener el centro abierto. Tanto para pagar subministros como los sueldos de los investigadores. Pero en un año la Generalitat ha recortado casi el 50% de su aportación en el centro, de 9 a 4,6 millones de euros. Además, en 2012 quieren reducir esta partida hasta los 2,2 millones (casi el 75% menos que en 2010). “Esta cantidad sólo da para mantener las luces encendidas y pagar el servicio de limpieza”, ha declarado el investigador jefe y portavoz del comité de empresa, Rafael Pulido.

Ingresos por competitividad

En un comunicado, los científicos del CIPF explican que de los 11,6 millones de euros que tienen de presupuesto para 2011, la mayor parte de los fondos que financiaban los proyectos los conseguían a título individual. Concretamente, a lo largo de este año han ingresado 5,3 millones de euros gracias a programas de ayudas y concursos que han ganado. El Ministerio aporta 1,7 millones más y el resto sale de la Generalitat.

El futuro del centro está en el aire. Madrid y Valencia se han dedicado a intercambiar reproches, pero ninguna de las dos administraciones han presentado un plan que garantice la viabilidad del CIPF. Sólo la consejería diseñó un plan de reorganización que, entre otras medidas, preveía unos 150 despidos. Pero con los cambios actuales, se desconoce si se aplicará.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad