El Celta zanja cuentas con Abanca y reduce a polvo su deuda concursal

stop

Al club vigués le quedan 4 millones por pagar de los 43 que debía a sus acreedores cuando salió del concurso en 2009

Carlos Mouriño en rueda de prensa

en Vigo, 17 de abril de 2015 (19:00 CET)

Está casi hecho. Solo falta un empujón más. El Celta está muy cerca de cumplir con sus acreedores y reducir a cenizas la deuda de algo más de 43 millones de euros con la que salió de la suspensión de pagos hace ya seis años. En el presente curso, el club que preside Carlos Mouriño devolvió 3,7 millones, por lo que, según señaló el propio presidente, la deuda concursal se reduce a 3,8 millones. Hasta final de año, el Celta deberá abonar otros 2,59 millones, lo que prácticamente completaría los compromisos adquiridos con los acreedores.

También se han saldado los créditos participativos pendientes, que tenían a Abanca como la principal entidad afectada, por la herencia recibida de Novagalicia. Ascendían, en conjunto, a 3,56 millones, de los que el Celta "ya no debe nada", en palabras de Mouriño.

Hacia el superávit

La ejecución del presupuesto para esta temporada, de 30,3 millones y con una previsión de beneficios de 3,6, también marcha viento en popa. De hecho, el club está superando la estimación de comienzos de temporada y acumula a estas alturas un superávit de 3,6 millones después de impuestos. Hay que tener en cuenta, que a final de curso se pagan las primas por objetivos que tienen algunso jugadores, por lo que el colchón será necesario si continúa la buena marcha del equipo.

El dato definitivo de abonados, una partida que representa algo más de un millón de euros en los ingresos del club, se redujo ligeramente esta temporada, quedándose en los 23.200. El año pasado, ascendió a 23.652, si bien, hay que destacar que supuso un boom en la trayectoria del Celta, que tradicionalmente no sumaba más de 15.000 abonos.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad