El Celta rebajará su deuda hasta los 12 millones

stop

El club espera llegar a junio con un superávit de diez millones que le permita mantener sus compromisos financieros

Carlos Mouriño en rueda de prensa

11 de diciembre de 2012 (15:51 CET)

El Celta mantiene el tono en la batalla que ha emprendido para cuadrar las cuentas, sufragar deuda y continuar en la élite deportiva. La dirección decidió buscar vías de ingreso alternativas que no comportasen la venta de jugadores. La decisión se complementó con una línea de austeridad y de fomento de la cantera que parece estar dando sus frutos. Así opina el presidente del Celta, Carlos Mouriño, que aseguró que reducirán en otros tres millones de euros la deuda del club a final de curso, dejándola en un total de 12 millones de euros, sin contar los créditos participativos suscritos por la entidad.

“Calculamos que en junio los objetivos de principio de temporada estén cumplidos al 100%. Estamos al día con Hacienda, Seguridad Social, jugadores y proveedores, y no hemos acumulado más deuda”, aseguró Mouriño. El presidente también prevé acabar con un superávit de 10 millones de euros esta temporada que permitan al club mantener sus compromisos financieros. El próximo curso tendrá que abonar el 20% de los derechos de televisión a Hacienda, lo que comportará una importante inversión en el pago de deuda. Faceta que debe compaginar con la competitividad del primer equipo y “el crecimiento de la entidad en todos sus apartados” de forma equilibrada, aspecto irrenunciable en el proyecto de la junta directiva.

Dos millones para renovar Balaídos


El Celta ha iniciado, además, una serie de mejoras en su estadio, que afectaron principalmente a las gradas, la megafonía y la entrada de los jugadores al césped. La inversión total fue de dos millones de euros, aunque Mouriño matizó que se sufragaron en parte a través de “convenios e intercambios” con empresas, de manera que “hemos reducido algunos de nuestros ingresos en el futuro para invertirlos en el estadio”, reconoció el presidente.

Entre las reformas, destaca la incorporación de un moderno sistema de megafonía y la habilitación de una zona de precalentamiento para los jugadores en el acceso al campo, de manera que puedan realizar ejercicios sin necesidad de salir al terreno de juego. También ser remodeló el vestuario local, las gradas Gol y Vodafone, la zona Vip y el túnel de salida al campo.

Patrimonio

En su encuentro con la prensa, dos ideas presidieron el discurso de Carlos Mouriño. La primera, la necesidad de que el club crezca en todos sus apartados –no sólo en el relacionado con el primer equipo-- haciendo especial hincapié en la cantera. La segunda, que la entidad debe aumentar su patrimonio.

Ambos aspectos están hilados en la búsqueda de un emplazamiento para levantar la ciudad deportiva del Celta, misión que ha iniciado el club sin obtener hasta el momento una respuesta positiva de los concellos con los que ha tratado. “Es muy difícil conseguir terrenos en propiedad para el Celta. Tenemos que buscar una fórmula para que realicemos una inversión enteramente del club y los terrenos y la ciudad deportiva se conviertan enteramente en patrimonio del Celta. Si no siempre estaríamos hablando de concesiones o cesiones de terreno, y no culminaríamos la idea de unir terreno en propiedad e inversión propia”, concluyó Mouriño.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad