El Celta emula al 'Dépor' y crea su propia empresa de hostelería

stop

Registra la sociedad Afouteza e Corazón, dedicada a la explotación de negocios de restauración

Tino Fernández, presidente del Deportivo, y Carlos Mouriño, presidente del Celta | EFE

en A Coruña, 11 de febrero de 2016 (23:50 CET)

El sector de la hostelería une al Celta y al Deportivo a través de su patrocinador, Estrella Galicia. Pero ahora también lo hace desde el punto de vista societario, ya que el equipo vigués acaba de registrar una filial, Afouteza e Corazón S.L., que se dedicará, entre otras cuestiones, a la explotación de negocios del ramo de hostelería y restauración.

El club que preside Carlos Mouriño emula así a su vecino del norte, que durante la presidencia de Augusto César Lendoiro apostó por el complejo del Playa Club para convertirlo en un referente del ocio y la restauración en la ciudad, aunque no acabaron de irle bien las cosas.

Nuevos espacios

La creación de esta nueva entidad, que lleva en su nombre el lema del club, que luce también en una de las lonas que cubren Balaídos, responde en parte a la creación de nuevos espacios bajo las gradas del estadio que podrán ser destinados a este tipo de usos tras la reforma que acometen el Concello de Vigo y la Diputación de Pontevedra, aunque desde el Celta no se han pronunciado al respecto.


La sociedad nace con un capital incial de 100.000 euros y tiene al Real Club Celta de Vigo como administrador único.

Un mero gestor

El Deportivo, por su parte, ya está de retirada del mundo de la hostelería, aunque conserva la sociedad Deporhostelería Playa Club. Desde enero de 2015, poco después de la llegada de Tino Fernández a la presidencia del club, la firma sólo se dedica a la gestión de los alquileres derivados de la explotación por parte de terceras empresas del complejo Playa Club, cuyos beneficios se destinan a saldar las deudas contraidas por sus anteriores gestores.

Y es que los números de la filial hostelera eran un poema. Presentó pérdidas en 2014 de 376.518 euros, con un patrimonio neto negativo de 305.000 euros. En 2013 registró números rojos de 134.845 millones. Mantenía una deuda con el Deportivo de 1,7 millones y con otros acreedores de 333.000 euros.

Nueva etapa

El nuevo inquilino es el grupo hostelero Ola Green SL, que ocupa desde entonces la sala de eventos del Playa Club y el local Sala Boite, al que sumó el pasado 1 de diciembre la zona conocida como Los Arcados para ampliar su oferta de restauración. La empresa podrá explotar el complejo hasta el 31 de agosto de 2042, que es cuando concluye la concesión municipal al Deportivo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad