El presidente del Deportivo, Tino Fernández, y el presidente del Celta, Carlos Mouriño, junto a José María Arias en un foro empresarial organizado por el Igape y la  Asociación para el Progreso de la Dirección / EFE

El Celta eleva un 111% sus ingresos pese a tener menos publicidad que el Dépor

stop

Los ingresos por jugar competición europea y la televisión disparan el presupuesto del Celta un 111% en tres años, pero el negocio comercial se estanca

Rubén Rodríguez

Economía Digital

El presidente del Deportivo, Tino Fernández, y el presidente del Celta, Carlos Mouriño, junto a José María Arias en un foro empresarial organizado por el Igape y la Asociación para el Progreso de la Dirección / EFE

en A Coruña, 29 de noviembre de 2017 (06:00 CET)

La junta de accionistas del Celta aprobó un presupuesto de 68 millones para esta temporada, nada especialmente llamativo para un club que está prácticamente saneado tras la suspensión de pagos del año 2008 –quedan 500.000 euros de deuda concursal-- y que cuenta con el formidable incremento de los ingresos por televisión. De hecho, sorprende en la comparativa con el Deportivo la escasa distancia entre ambas entidades, pues el club herculino aprobó la semana pasada un presupuesto de 61,5 millones, pese a las obligaciones contraídas para atender la deuda en el convenio de acreedores.

Sin embargo, aunque la previsión de la entidad que preside Carlos Mouriño no sea mucho más elevada, lo cierto es que el Celta está muchos escalones por encima en solvencia. Basta con comprobar que el patrimonio neto del club asciende a 58 millones, mientras el agujero patrimonial del Deportivo es de 75 millones, un déficit que Tino Fernández debe corregir enjugando deuda y generando beneficios.

El coste del concurso

Este es un elemento clave, pues la entidad olívica revierte sus beneficios, 23 millones en su último ejercicio, cuatro veces más que el Deportivo, sobre su patrimonio, que se multiplicó casi por cinco desde la temporada 2013-2014 (11,9 millones). Para constatar que el saneamiento es notable basta con mirar las inversiones en la plantilla, 14 millones en la temporada pasada y 24 millones en esta.

El club que preside Tino Fernández genera menos beneficios, entre otros motivos, porque asume mayores gastos financieros, 18 millones en el último ejercicio en el que pagó la deuda privilegiada de Hacienda, frente a los 173.000 euros del Celta.  El préstamo otorgado por Abanca normalizará estos gastos para el club herculino, que prevé esta temporada destinar 1,6 millones.

La obsesión de Mouriño se explica en números

¿Hay algo en lo que el Deportivo sea mejor económicamente que el Celta? La entidad de Tino Fernández ingresa más por la actividad comercial y la publicidad. En el último ejercicio fueron 6,3 millones, mientras que el Celta contabilizó 5,8 millones. Para este curso el club vigués prevé unos ingresos similares, 5,6 millones, frente a los 6,4 estimados por el Deportivo.

Las cuentas son similares en la partida de socios y abonados. El Celta genera 4,8 millones en ingresos y el club herculino 5,7 millones. Para esta temporada, el primero prevé sumar 4 millones y el segundo 5,72 millones.

Quizá este apartado explique buena parte de la obsesión de Carlos Mouriño con Balaídos, que derivó en el recurrente enfrentamiento con el alcalde Abel Caballero. Cierto es que los ingresos del Celta han aumentado (eran 3,8 millones en 2015), pero el margen de crecimiento que abriría un estadio propio y modernizado permitiría elevar notablemente estas cifras. Al menos, esas son las cuentas que hace el presidente.

Los ingresos se disparan un 111%

La fortaleza financiera del equipo vigués es sencilla de explicar. Una vez finiquitada la deuda concursal, contó con el destacado incremento de ingresos por retransmisión. El pago de la televisión ascendió hasta los 47,5 millones, el doble de lo que percibió hasta 2015. A esto se sumó el plus de jugar competición europea (UEFA Europa League), elevando los ingresos por competición de os 3,5 millones a los 16,5 millones.

De esta manera el equipo vigués alcanzó cifras históricas en cuanto a ingresos, casi 96 millones, una cota a la que solo se asomó el Deportivo cuando jugaba la Champions League. Los extraordinarios (venta de jugadores) sumaron 16 millones. El presupuesto para esta temporada es un 111% superior al de hace tres años.

En el caso del Deportivo, el presupuesto mejora un 103% en el mismo periodo, pero la explicación es algo más complicada. Ciertamente, los ingresos por televisión son la clave, al pasar de 18 millones a 44 millones. Pero también lo es el préstamo de Abanca con el que pagó la deuda privilegiada a Hacienda. Esta maniobra permite estabilizar los gastos financieros anuales, alargando los plazos para devolver la deuda y permitiendo, en consecuencia, un nivel de gasto superior en otras áreas, como la plantilla. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad