Javier Tebas, presidente de la LFP, junto a Jonathan Praena, presidente del Fuenlabrada

El bufete de Tebas creó las empresas que controlan el Fuenlabrada

Tebas Coiduras llevó la constitución de diez sociedades en todo el 2019, de las cuales cuatro son firmas con las que Jonathan Praena compró el Fuenlabrada

Las conexiones entre el presidente de la Liga de Fútbol Profesional (LFP), Javier Tebas, y el Fuenlabrada se extienden más allá del asesoramiento. Tebas Coiduras, el bufete del máximo dirigente de la patronal del fútbol español, se encargó de la constitución de un total de diez sociedades a lo largo de 2019. De ellas, casi la mitad (cuatro) están vinculadas al presidente del Fuenlabrada, Jonathan Praena, y su hermana Patricia y jugaron un papel clave en la compra del club madrileño.

Y es que según información a la que ha obtenido acceso Economía Digital, Tebas Coiduras llevó la creación de las sociedades Blokfine Homes, Gestiones Deportivas y Ocio Triensan, Esaesnu así como de la Fundación Alneuf, la organización sin ánimo de lucro que ha puesto en marcha el club madrileño. 

La compra del Fuenlabrada

Las tres primeras compañías fueron constituidas entre los días 11 de enero y 22 de febrero de 2019, cuando el conjunto madrileño ocupaba el liderato del grupo I de la Segunda División B española. En todas ellas figura como administradora única Patricia Praena, incluida la propia Esaesnu, a través de la cual se ha hecho con la mayoría accionarial del Fuenlabrada, club del cual ostenta su vicepresiedncia. Tebas Coiduras asigna a Esaesnu la "tenencia de valores" como actividad económica, mientras que Blokfine Homes se dedica a la "consultoría inmobiliaria" y Gestiones Deportivas y Ocio Triensan, a la "consultoría deportiva". 

La creación de estas sociedades se produjo apenas unos meses después de la celebración de una reunión cuyos audios han sido revelados por OK Diario y en la cual formaban parte, entre otros, el presidente del Fuenlabrada, el propio Javier Tebas y su hijo, Javier Tebas Llanas, que es asesor jurídico y secretario del consejo de administración del club. En ella se decidió el plan para ejecutar la compra del Fuenlabrada que pasó por la creación de Esaesnu después de que el hijo de Javier Tebas asegurase que "con las sociedades que se compran ya constituidas ya hemos tenido un lío", motivo por el cual deciden canalizar su inversión con una firma de nueva creación en lugar de hacerlo con una de las sociedades que ya se encontraban bajo la órbita de Praena por aquel entonces. 

Los tentáculos de Tebas en 22 sociedades de Praena

Con Esaesnu, Gestiones Deportivas y Ocio Triensan, Blokfine Homes y Fundación Alneuf, Tebas y Praena extendieron sus vínculos comerciales más allá del acuerdo inicial sellado en 2018. Por aquel entonces, Tebas Coiduras Estudio Legal y Tributario cerró un presupuesto por valor de 130.000 euros para llevar a cabo "servicios de asesoría legal y económica integral" al propio Club de Fútbol Fuenlabrada, así como a otras 17 empresas vinculadas a Jonathan Praena y que se encontraban en "situación de crisis empresarial sobrevenida". 

En este listado figuraban firmas como Pradena ViviendasGadepra, a la que Tebas llevó el preconcurso de acreedores, pero no Esaesnu, Gestiones Deportivas y Ocio Triensan, Blokfine Homes y Fundación Alneuf, firmas de las que Praena se valió para hacerse con la mayoría accionarial del Fuenlabrada, que tras materializar su ascenso a Segunda División logró la ayuda de Tebas para salir de una situación de quiebra técnica. Y es que el club encargó a Tinsa la tasación de la concesión del Estadio Fernando Torres que el Ayuntamiento de Fuenlabrada le había otorgado en junio de 2019. La tasadora de referencia asignó un valor de dos millones de euros, una cantidad que no dejó satisfecho a Praena, que pidió a la propia Liga que le recomendase otros "expertos" para realizar la misma tarea. 

Fue entonces cuando el Fuenlabrada contrató a los arquitectos cántabros Esther Vallejo y José Canduela, que concluyeron que el valor de la concesión se elevaba hasta los 5,55 millones de euros, casi el triple que el dato que arrojaba Tinsa. Este movimiento permitió sumar 4,17 millones de euros al patrimonio neto del club (los otros 1,38 millones de euros pasaron a engrosar los pasivos por impuesto diferido), de modo que este abandonó los números rojos por valor de 3,5 millones de euros que presentaba al cierre de la temporada 2017-18 para pasar a terreno positivo con 940.047 euros 

Un artículo de Javier G. Casco

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad