El BNG detecta "esclavitud" en la planta de Coren con 200 "falsos autónomos"

stop

La formación nacionalista lleva al Parlamento la situación de los trabajadores que la empresa ourensana contrata a Servicarne para su centro de procesado porcino de O Porriño

Carme Adán y Francisco Jorquera en rueda de prensa | E.P.

en A Coruña, 19 de marzo de 2016 (17:13 CET)

El BNG ha presentado dos preguntas parlamentarias sobre el conflicto laboral en Frigolouro, la planta de procesado de porcino de Coren en O Porriño, en la que los sindicatos convocaron un paro indefinido desde el pasado jueves en solidaridad con los trabajadores autónomos que operan en las instalaciones.

La CIG cifró en 216 los empleados que llegaron al centro procedentes de la empresa catalana Servicarne, a la que Coren contrata personal para varias de sus plantas gallegas. En el caso de Frigolouro, la plantilla procedente de Servicarne llegó a ser superior en la zona de producción a la plantilla propia de Coren, según fuentes sindicales.

Las condiciones laborales 

El problema de fondo radica en las condiciones laborales de estos trabajadores, que no están sujetos al convenio colectivo del centro.

"El personal cooperativista de Servicarne denuncia ritmos de trabajo escandalosos, con jorandas laborales que saben cuando empiezan pero no cuando terminan, los tiempos de descanso no son remunerados, bajas por accidente laboral se disfrazan de bajas por enfermedad, no hai vacaciones, los salarios son muy bajos y las condiciones de trabajo denigrantes. Estes falsos autónomos cobran en función de lo que producen y desconocen los criterios económicos que utiliza la empresa a la hora de pagarles, teniendo salarios entre 600 y 900 euros", relatan las diputadas Montserrat Prado y Carme Adán en su pregunta parlamentaria.

Más de 300.000 euros al mes

Comisiones Obreras, CIG y UGT llegaron a denunciar a la empresa por contratación en fraude de ley y cesión ilegal de trabajadores, sin obtener resultados. En los expedientes judiciales relacionados con un conflicto colectivo planteado por los mismos sindicatos, figuran datos relativos a la cantidades que facturaba Servicarne a Frigolouro en 2014, alcanzando un máximo de 325.491 euros al mes y un mínimo superior a los 200.000 euros mensuales en las etapas de menor actividad.

Tras el último conflicto laboral, el BNG pide al Parlamento que pida explicaciones a la Xunta respecto a las ayudas públicas recibidas por Servicarne o Frigolouro y también información relativa a las inspecciones de trabajo en la planta.

Trabajo esclavo

Las diputadas solicitan "la implicación y actuación firme y contundente de la Xunta para acabar con las condiciones laborales de esclavitud que padecen los trabajadores de la empresas Servicarne que presta servicios a Frigolouro, del grupo Coren".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad