El “bloqueo” de la Sareb hunde los números de las inmobiliarias

stop

La compraventa de vivienda caerá entre un 15% y un 18% este año

Viviendas en construccion

12 de agosto de 2013 (03:57 CET)

El escenario es de los más adversos que se recuerda para el mercado inmobiliario. La financiación bancaria está bajo mínimos, la desgravación fiscal por compra de vivienda desapareció con la entrada en el nuevo año, el paro sigue en niveles elevados y la confianza en la economía, en que vaya a mejor, crece menos que la incertidumbre.

Con todos estos obstáculos lidia el sector inmobiliario, que cerró 2012 con una caída del 13,2% en las transacciones. El primer semestre del año ha incrementado todavía más el descenso. Se han vendido 6.994 viviendas, principalmente en las provincias de A Coruña y Pontevedra. Supone un 5% menos en relación al mismo periodo del año anterior.

Así lo refleja el balance semestral de la Federación Galega de Empresas Inmobiliarias (Fegein), que añade otro punto a la lista de elementos negativos que han perjudicado al sector. “El mercado inmobiliario gallego se ha encontrado en este primer semestre bloqueado por las viviendas de procedencia bancaria junto con las del Sareb”, expone el informe. Las previsión que manejan en el sector es cerrar el año con una caída entre el 15% y el 18% en la compraventa de vivienda.

La Sareb y el crédito


 El balance de las inmobiliarias gallegas señala a la restricción del crédito bancario como un factor desestabilizador. Consideran vital para la recuperación “que finalicen las reestructuraciones financieras en curso, que las entidades sepan cuales son de verdad sus objetivos y planteamientos de futuro y si estos objetivos pasan por financiar en el tramo minorista la vivienda para las personas que cumplan los requisitos”, expone el documento.

Del mismo modo, constatan una repercusión “enormemente negativa” de la sociedad que gestiona los activos tóxicos procedentes de la banca, la Sareb, “tanto en su actividad, que no sale de los números rojos, como en una política de precios de vivienda que solo está provocando bajadas constantes”, apuntan las inmobiliarias gallegas.

Los precios siguen cayendo

El año pasado, las inmobiliarias vendían viviendas a precios similares a los del año 2001, más de una década atrás. La línea marcada entonces continúa en trazo descendente. El precio bajó un 17,1% en Galicia en el primer semestre, con un descenso del 15,6% en vivienda nueva y de un 19,8% en vivienda usada.

La ciudad más cara es Santiago, con 1.980 euros por metro cuadrado (A Coruña se sitúa muy cerca, 1.975 euros por metro cuadrado). Por provincias, siguen marcando diferencias significativas Pontevedra y A Coruña, líderes tanto en precio como en número de operaciones.

Así, en A Coruña se firmaron 2.947 transacciones de vivienda en los seis primeros meses del año, a un precio medio de 1.570 euros por metro cuadrado. En Pontevedra fueron 2.396 las operaciones, a una media de 1.425 euros por metro cuadrado.

Lugo y Ourense

Los casos de Pontevedra y A Coruña se sitúan por encima de la media de Galicia, tanto en transacciones como en precio (1.370 euros/m2 en la comunidad). Por debajo están las otras dos provincias.

En Ourense se realizaron 829 transacciones de vivienda en el primer semestre, a un precio medio de 1.235 euros por metro cuadrado. Lugo registra el precio más bajo 1.150 euros por metro cuadrado y el peor dato en cuanto a operaciones, 822 hasta junio.

Recomendaciones

En el discurso de Fegein se establecen pautas de actuación para intentar revertir la tendencia a la baja. Abogan por encontrar el equilibrio entre oferta y demanda, lo que requerirá ir corrigiendo los precios. “El nuevo Plan de Vivienda, que entrará en vigor en el segundo semestre, tiene que servir de instrumento para reconducir el sector y recuperar la estabilidad del mercado”, expone el documento. “Si no es así, deberá modificarse para que no sea un lastre para el sector”, apostilla.

El Plan Estatal de Vivienda 2013-2016 camina hacia el fomento y flexibilización del alquiler y la rehabilitación. Es una esperanza a la que agarrarse. Sin embargo, las perspectivas siguen siendo negativas. “Somos conscientes de que en este periodo de tiempo la incertidumbre económica y la no fluidez del crédito seguirán cotizando al alza, por lo que la supervivencia de numerosas empresas del sector inmobiliario verán seriamente amenazadas sus posibilidades de viabilidad económica, lo que puede agravar el número de concursos, eres y cierres en el sector.” concluyen.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad