El Ayuntamiento de Pontevedra abronca a Ence

stop

La pastera sufrió una avería en una caldera pero no lo comunicó a las autoridades

Planta de Ence en Pontevedra

13 de agosto de 2013 (13:47 CET)

Cualquier incidencia en Ence hace saltar las alarmas en Pontevedra. La planta de Lourizán tuvo un fallo eléctrico este domingo en la caldera de recuperación de su Centro de Operaciones. Una avería que causó un “incremento anormal del impacto oloroso” en palabras de la empresa, y que se investiga si pudo ser el motivo de las molestias respiratorias que sufrieron varios vecinos de Pontevedra ese mismo día.

El ayuntamiento que encabeza Miguel Anxo Fernández Lores (BNG) ha regañado a la pastera. Además de apremiar a la empresa para que no se vuelva a repetir el incidente, la edil Protección Ciudadana, Carme da Silva, le reprocha que no dieran aviso a las autoridades.

La concejal explicó que se tuvo noticia de esta incidencia después de que la Policía Local de Pontevedra y el 112 recibieran "bastantes" llamadas de vecinos del entorno de la calle Juan Carlos I a causa de "irritaciones respiratorias". A consecuencia de esas quejas, el Ayuntamiento envió a la zona a los Bomberos, que "estuvieron trabajando y no detectaron ninguna fuga de gas ni nada que pudiese estar justificando esas llamadas”. Fue sobre las nueve de la noche, cuando conocieron que hubo un problema en Ence.

Solución interna, impacto externo


"Deberían comunicarlo", ha insistido Carme da Silva, "independientemente de que consideren que se resuelve con su plan de emergencias interior". La concejala de Protección Ciudadana ha destacado que si esa disfunción "tiene consecuencias fuera, lo lógico es que den el aviso para que los efectivos de emergencias actúen correctamente" informando a la ciudadanía en vez de desplazarse a una calle "a buscar un escape de gas en una zona que no tenía nada que ver con eso".

Carme da Silva afirmó que se producen vertidos a la atmósfera, si bien "unos se conocen y otros no". Por ello, insistió en la "importancia" de estas incidencias, teniendo en cuenta "el problema de una instalación de este tipo en la ubicación que tiene".

Los límites ambientales, controlados


La empresa pidió "disculpas" a la ciudadanía "por las molestias" y aseguró que "en ningún momento se superaron los límites ambientales legales". Ence afirma que "en ningún caso afectó a la salud de las personas", argumentando que "ninguna de las cuatro cabinas de inmisión" que miden la calidad del aire en la ciudad "registró valores superiores a los permitidos".

Al detectar el problema, los técnicos de la empresa activaron los "sistemas de control implantados" en la factoría para responder "con urgencia", de manera que la incidencia se solucionó "en menos de una hora", según fuentes de la factoría. Así, el motor dañado fue sustituido y la fábrica "continúa operando con normalidad".

Además, la pastera ha asegurado que se está investigando si la avería en la caldera de recuperación, que trata la lignina de la madera y la sosa empleada en la cocción, "puede tener relación" con los síntomas detectados por los vecinos de Pontevedra

Críticas


La Asociación pola Defensa da Ría (APDR) de Pontevedra, ha criticado el "silencio" inicial de Ence al no comunicar el fallo en el momento de producirse, lo que "deja patente la falta de respeto a la ciudadanía y la falta de transparencia en su funcionamiento", afirmó el presidente del colectivo ecologista, Antón Masa.

Al respecto, Antón Masa advirtió del "grave peligro que supone la presencia de Ence y Elnosa en Lourizán" para los habitantes de la comarca. Sobre la actuación de Ence ante esta situación, la APDR denuncia que "sigue sin poner en funcionamiento los protocolos que alerten a la población en caso de un escape, en un alarde de prepotencia".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad