El Atlántico se convierte en el casino más rentable de Collazo

stop

Es el único que presenta beneficios, aunque es el nuevo local de la Gran Vía de Madrid la joya del grupo 

El nuevo casino de Comar en Gran Vía | Comar

en A Coruña, 09 de diciembre de 2015 (03:50 CET)

La exitosa expansión de las casas de juego de Comar por España ha dado una vuelta de tuerca con la crisis que azotó al sector tradicional del juego. No fue exclusiva del grupo de José Collazo, uno de los promotores de Marineda City y dueño de la concesionaria del Palacio de la Ópera y Cantones Village. Pero lo cierto es que golpeó con fuerza a sus ocho casinos españoles, que llevan años instalados en los números rojos.

Todas las sociedades del grupo Comar Inversiones y Dirección de Empresas que controlan los centros de juego presentaron pérdidas el año pasado, con la única excepción del coruñés Casino del Atlántico. Con un valor en libros de 5 millones de euros, el complejo coruñés logró unos beneficios de 181.480 euros. El más elevado y, en realidad, el único con un resultado positivo entre los siete que están bajo el abrigo del holding. Habría un octavo, el de Santander, que no consolida en el mismo grupo.

En números rojos

La mutación experimentada por el sector durante la crisis económica no se derivó exclusivamente de los apretones financieros o de una caída de ingresos. Fue la irrupción del juego online, que rompió las fronteras entre competidores y estrechó márgenes de beneficio, el gran cambio en un mercado en problemas por el descenso de clientes, según explican fuentes del sector.

Sea por esta u otras razones, seis casinos de Comar presentaron pérdidas. El de Cádiz se dejó más de 1,5 millones; el de León perdió casi 400.000 euros; el de Melilla 122.000; el de Zaragoza registró números rojos por valor de 737.000 euros; el de Salamanca presentó pérdidas de 632.000 euros y Casinos Comar Madrid, que engloba el centro de Aranjuez y su sucursal en Gran Vía, perdió 3,95 millones.

Las dos caras de Madrid

Precisamente, en Madrid se ubica la nueva joya del grupo, que está desarrollando el formato on line y las apuestas deportivas, además de contar con un amplísimo negocio de casas de juego en la República Dominicana. La apertura del Casino Gran Vía, en 2013, logró que Comar igualase en facturación a su gran rival madrileño, casino Gran Madrid de Torrelodones, que abrió su sucursal en Colón.

Sin los dos establecimientos ubicados en el centro urbano, Collazo sudaba para acaparar el 20% de los ingresos en la comunidad, según fuentes del sector. El éxito de Casino Gran Vía tiene un sabor agridulce en las condiciones laborales. Los trabajadores han protestado y amenazado con huelgas a la dirección. Los sindicatos reclamaron una subida salarial, un aumento en el porcentaje de las propinas y activar el proceso de promoción laboral, que según denunciaban estaba paralizado. La empresa accedió a negociar.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad