El arquitecto Joaquín Torres maneja siete inmobiliarias en A Coruña

stop

El estudio del empresario, A-Cero, afirma que la disolución de una de las sociedades gallegas no afecta ni al empleo ni a la actividad del grupo

Joaquín Torres en el IVAM

30 de julio de 2014 (02:26 CET)

Lo advirtió el popular arquitecto Joaquín Torres hace meses y lo remarcaban este martes en su estudio de arquitectura: la liquidación de A-Cero Inmobiliaria no afecta “en absoluto” al resto de sociedades del empresario ni al empleo que generan, en torno a 100 trabajadores en España. “Es una empresa pequeña, no tiene importancia”, remachan. Y así debe de ser, ya que el llamado arquitecto de las estrellas maneja otras siete inmobiliarias en Galicia.

El extraño grupo que orbita en torno al estudio de arquitectura A-Cero se despliega en una docena de sociedades domiciliadas entre Madrid y A Coruña. La práctica totalidad realiza servicios inmobiliarios, proyectos de arquitectura e interiorismo o construcción y reparación de edificios. En definitiva, un servicio integral que va desde lo más prosaico del ladrillo hasta lo más intelectual y artístico.

De la evolución de ese negocio, A-Cero prefiere no hablar. Considera que informar sobre la liquidación de una de las sociedades de Joaquín Torres les perjudica, genera alarmismo y puede hacerles perder clientes. Se limitan a asegurar que el estudio marcha bien, con grandes proyectos en España y en el extranjero.

Sin rastro de ‘A-Cero’


Lo cierto es que en A Coruña, el arquitecto que diseñó La Finca está presente en diez sociedades, después de haber liquidado otras tres. La más reciente fue A-Cero inmobiliaria, Joaquín Torres Arquitectos SL, y hace años también disolvió voluntariamente Prefabricados y otras cosas sl y Propiedades, Arrendamientos y otras cosas sl.

Siguen vivas siete inmobiliarias, Obras y otras cosas, Inmocee, Participaciones Turísticas, Inversiones y otras cosas, Inmobiliaria deportiva Valdemoro, BT4 Investiment y Creative Goods SLP. Todas ellas tienen domicilio en A Coruña y Torres figura como administrador único o solidario, según los datos del Registro Mercantil.

Llama la atención que en el último año el arquitecto ha ido borrando la denominación A-Cero de sus empresas. Así sucedió por ejemplo con A-Cero Participaciones Inmobiliarias, que pasó a llamarse Participaciones Turísticas. Y, del mismo modo, con Acero arquitectura de interiores, que pasó a denominarse en abril de este año DS4 Special Furniture And sl.

Joaquín Torres y Fernando Hierro


Esta última se encarga de proyectos de interiorismo, decoración y paisajismo, tanto del diseño como de su ejecución. Supone entonces una excepción a la constelación de inmobiliarias del arquitecto, algunas de ellas con escasa actividad.

También es una excepción Carrís Inversión Valor, dedicada a la construcción, reparación y conservación de edificios. Torres figura como consejero delegado de la sociedad, en la que también están Rafael Llamazares de la Fuente, su socio en el estudio de arquitectura y su permanente compañero de viaje en cada aventura empresarial; y el arquitecto Alberto Peris, antiguo socio de Torres que acabó abandonando el proyecto.

Quizá la relación más llamativa es la que marca Adquisiciones y Arrendamientos Reunidos, con domicilio en A Coruña. El socio de Torres en la empresa, dedicada a la promoción inmobiliaria, es el ex jugador del Real Madrid Fernando Ruiz Hierro, propietario de una de las casas diseñadas por el arquitecto.

Negocio

En cuanto a la marcha del negocio, en el estudio se limitan a señalar que se está haciendo un esfuerzo por salir al exterior. El propio Torres reconoció en una entrevista reciente que ya casi la mitad de los encargos se producían más allá de la frontera española.

En Galicia, A-Cero señala una reciente urbanización en Ourense, sin especificar más, y recoge en su catálogo en 2011 el diseño de un complejo de viviendas unifamiliares en Moaña con 4 níveles, sótano, planta baja, primera y cubierta practicable (solarium).

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad