Amancio Ortega, dueño de Inditex, en un coche junto a su mujer y miembro del consejo de la textil, Flora Pérez. EFE

El año de Amancio Ortega: rey de la moda, la bolsa y el ladrillo

Ortega ha visto como las acciones de la textil se revalorizan un 40% en bolsa, mientras su cartera inmobiliaria sobrepasa la barrera de los 10.000 millones

A lo largo de su carrera profesional, Amancio Ortega ha tenido años mejores y peores. El 2019 que acaba está en el saco de los primeros. El empresario Forbes ha visto como Inditex recupera el apoyo de inversores y analistas y, en paralelo, marca un hito con Pontegadea, su vehículo inversor, que supera ya la barrera de los 10.000 millones en activos inmobiliarios. El dueño de la multinacional textil más famosa del mundo acaba de esta forma el año como rey de la moda, la bolsa y el ladrillo.

El 20 de septiembre de 2017 fue la última vez que Inditex terminó una sesión con una capitalización superior a los 100.000 millones de euros. Ahora está cerca de volver a conseguirlo. El precio de las acciones de la textil se han revalorizado notablemente en las últimas semanas, tras la presentación de unos resultados trimestrales que auguran un final de año triunfal. A cierre del día 24 de diciembre, el valor que el mercado otorgaba a Inditex sobrepasaba los 99.000 millones de euros, frente a los 69.600 con los que cerró 2018. Es decir, en 12 meses, las acciones de la multinacional se han revalorizado en más de un 40%, aproximándose a los máximos conseguidos en 2016, cuando cerró el ejercicio con una cotización superior a los 101.000 millones de euros. La compañía es, de lejos, la que posee la mayor capitalización del Ibex 35, el índice de referencia de la bolsa española. La segunda posición es para Banco Santander, cuy capitalización bursátil asciende a 62.000 millones de euros.

Las acciones de Ortega valen 17.000 millones más

La bendición de los mercados ha derivado en que, en un año, las acciones de Amancio Ortega (casi el 60% de los títulos de Inditex) hayan aumentado su precio en cerca de 17.000 millones.

La situación este diciembre en bolsa es muy distinta a la que Inditex vivía hace un año. A finales de 2018, la textil cerraba el ejercicio con el precio de las acciones en declive. Como es habitual, el gigante textil seguía batiendo récord de resultados, pero el margen no era el esperado y los analistas sembraban dudas sobre su capacidad para mantener un crecimiento tan elevado.

Inditex cumple las expectativas de los analistas

No obstante, el reflejo en el espejo es completamente distinto este diciembre. El pasado día 11, Pablo Isla presentó los resultados del grupo correspondientes a los nueve primeros meses de su ejercicio fiscal. La compañía no defraudó las previsiones y creció un 7,5% hasta alcanzar la cifra de los 19.820 millones de euros. El beneficio neto del grupo se elevó hasta los 2.270 millones de euros, un 12% más que en el mismo período del año anterior.

A la vista de estos resultados, y teniendo en cuenta que durante el último trimestre fiscal Inditex suele incrementar facturación precisamente por coincidir con la campaña de invierno (con prendas de mayor precio), los analistas auguran un gran cierre de año para la textil. Algo que se traducirá en un incremento de los dividendos que Ortega cosechará a lo largo de 2020. Este año, el cofundador y primer accionista de Inditex ingresó un total de 1.626 millones de euros por tal concepto. 

Telxius y Enagás

El próximo año, además de los dividendos por Inditex, Ortega sumará los correspondientes a sus recientes inversores fuera del ladrillo y el retail: Telxius y Enagás. A mediados de 2018 el empresario desembarcó en la compañía de infraestructuras de telecomunicaciones de la mano de Pontel Participaciones, de la que posee un 16% y comparte con Telefónica. A través de esa participación (Pontel es dueña de un 60% de Telxius) se embolsó un dividendo de 13 millones de euros el pasado mes de junio

Pero, Ortega también continuará engordando su cartera con Enagás. El pasado 19 de diciembre, el empresario gallego se hizo con una participación del 5% del accionariado de la gasista a través de la ampliación de capital puesta en marcha para sufragar la compra de Tallgrass. El fundador de Inditex invirtió 280 millones de euros. La estrategia de la compañía de Antonio Llardén es ir incrementando sustancialmente los dividendos de sus accionistas en los próximos años. En 2023 espera alcanzar los 1,74 euros por acción, con lo que a Ortega le corresponderían casi 23 millones de euros.

Más de 10.000 millones en la cartera inmobiliaria

Por último, a nivel inmobiliario Ortega también ha tenido un año redondo. Tanto, que el valor de su cartera inmobiliaria ha sobrepasado ya los 10.000 millones de euros. A finales de 2018, el valor de las inversiones de Ortega en el ladrillo ascendía a más de 9.767 millones de euros. Así lo destacaba la propia Pontegadea en su memoria anual, en la que aludía a tasaciones de inmuebles realizadas por expertos independientes.

A esta cantidad habría que sumarle el valor de las adquisiciones realizadas este año y en las que empresario habría invertido ya más de 3.000 millones a través de su grupo inversor. La cifra alcanzada pone a Pontegadea Inmobiliaria a la altura de otras grandes del sector como la socimi Merlin, cuyo patrimonio en España y Portugal ronda los 12.000 millones.

Las compras de 2019

El fundador de Inditex inició el año con la compra de un edificio de oficinas en Washington, el Investment Building, por 340 millones de euros a JP Morgan. Unos meses después, se hizo con el complejo Troy Laundry, donde se encuentra la sede central de Amazon en EEUU. La transacción se cerró en 655 millones.

En mayo apostó por el sector hotelero. Adquirió el Eurostars Magnificent Mile, en Chicago, por un valor estimado de 65 millones de euros. Se trata un hotel que explota el gigante Hotusa, de Amancio López. En esta ubicación, Pontegadea también posee el Teatro Esquire, además de un edificio comercial en la avenida Michigan.

En julio salió de compras por Reino Unido y logró cerrar en 680 millones de euros la compra a Blackstone del edificio Adelphi, en Londres. Un mes después regresó a Washington, donde compró otro edificio de oficinas cercano a la Casa Blanca por 207 millones de euros.

Las adquisiciones continuaron en la última parte del año. El mes de noviembre llegó a un acuerdo para hacerse con un complejo de oficinas en Seatlle que acoge la segunda mayor sede de Facebook del mundo. La operación, cerrada con la inmobiliaria Vulcan Real Estate, ascendió a 377 millones de euros, mientras que este diciembre se hizo con la sede de Mckinsey en Londres en una operación valorada en algo más de 700 millones de euros. En total, adquisiciones por encima de los 3.000 millones de euros.

 

 

Un artículo de C. Díaz Pardo

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad