En la asamblea de Mutua Gallega celebrada en A Coruña, José Fariña admitió que la entidad buscaría una integración con una mutua de ámbito estatal / E.P.

El agujero oculto de Mutua Gallega: 20 millones en dos años

stop

La auditoría de Mutua Gallega, que acaba de aprobar su integración en Ibermutuamur, deja clara su inviabilidad de continuar en solitario

X.R.M.

En la asamblea de Mutua Gallega celebrada en A Coruña, José Fariña admitió que la entidad buscaría una integración con una mutua de ámbito estatal / E.P.

en A Coruña, 01 de noviembre de 2018 (05:00 CET)

Poderosas razones para una fusión por absorción. En otras palabras, para una operación de integración que tiene mucho de rescate. La cuentas de Mutua Gallega que acaba de difundir la Secretaría de Estado de la Seguridad Social, solo dos días después de que se aprobase su integración en la madrileña Ibermutuamur, dejan muy claro cuál es su situación patrimonial. Mutua Gallega acumula un agujero de unos 20 millones en los dos últimos años, según los datos que figuran en esa cuenta.

Si el resultado neto negativo de 2016 fue de 8,3 millones de euros, el año pasado esa cifra se elevó a 11,7 millones en rojo. El balance sería peor de no haber sido por un ajuste contable de 2,2 millones en 2016, ya que el resultado negativo ese año se iba a los 10,6 millones. En su informe, los propios auditores de Mutua Gallega, la Intervención de la Seguridad Social, hacen énfasis en esta situación, que se vino a sumar a los desajustes en las reservas, lo condicionó de forma determinante que pudiera seguir en solitario.

Inyecciones de recursos

La Tesorería General de la Seguridad Social abonó a Mutua Gallega un suplemento financiero adicional por importe de 2,3 millones en 2017 "por darse las concurrencia de circunstancias estructurales que determinan la existencia de una insuficiencia financiera", explican en su informe los auditores, que van mucho más allá.

"Aún contando con la citada aportación neta, se ha producido un desahorro en la gestión de la prestación de la incapacidad temporal por contingencias comunes de 8,59 millones de euros", detallan. Adicionalmente, señalan que se ha producido un desahorro de 5,82 millones de euros en la gestión de las contingencias profesionales y un ahorro de 2,69 millones de euros derivados de la gestión de la prestación por cese de actividad de los trabajadores autónomos.

Crece el agujero

 Por todo ello, el resultado económico-patrimonial global negativo obtenido por Mutua Gallega en el ejercicio 2017 se cifra en 11,72 millones de euros, lo que supone un ligero incremento de las pérdidas de un 9,81% en relación con el ejercicio anterior. Negro sobre blanco.

Como ya adelantó Economía Digital cuando desveló la delicada situación financiera de la entidad mutualista, la reserva de estabilización de contingencias comunes se encuentra dotada en su porcentaje mínimo (5%), en tanto que la reserva de estabilización de contingencias profesionales alcanza el 20,05% , que supone 9,95 puntos porcentuales por debajo del porcentaje mínimo fijado en la Ley General de la Seguridad Social. Así lo señalan también los interventores para abundar en la crítica situación en la que se encontraba Mutua Gallega antes de que finalmente cayera en manos de Ibermutuamur, como aprobó su junta general esta misma semana.

Descapitalización de la mutua

Los interventores señalan lo que ya había advertido la propia Tesorería de la Seguridad Social cuando dio un ultimátum a Mutua Gallega. La reserva de estabilización de contingencias profesionales no cumple el umbral mínimo requerido en la Ley General de la Seguridad Social, por lo que "sería necesaria la adopción de las medidas cautelares previstas"; en otras palabras, su intervención.

Los resultados negativos de Mutua Gallega acumulados en los dos últimos años, esos 20 millones de euros que constan en su cuenta, coinciden con las inversiones anunciadas por la propia entidad cuando aprobó esta semana su integración en Ibermutuamur. 

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad