El administrador concursal recibe una oferta para reflotar San Luis

stop

Un grupo gallego se postula para revivir las tiendas ubicadas en Galicia, a excepción de las de Ferrol y Marineda City, ya cerradas

Tienda de San Luis

en A Coruña, 25 de septiembre de 2015 (04:02 CET)

San Luis ve una luz al final del túnel. La cadena de electrónica y electrodomésticos, que salió por segunda vez al mercado de mano de su fundador, Lorenzo López, finalizó su última aventura suspendiendo pagos tras poco más de un año de actividad. El concurso acabó con la apertura de la fase de liquidación en el Juzgado de lo Mercanitl número 2 de A Coruña. San Luis claudicaba sobre la tierra quemada que había dejado Darty, la multinacional británica que puso pies en polvorosa durante la crisis, cerró sus 43 tiendas en España y mandó a la cola del paro a más de 600 trabajadores.

Fue entonces cuando Lorenzo López le dio una segunda oportunidad a San Luis, con el apoyo del fondo inversor Hyperion, pero todo acabó en un concurso de acreedores con una deuda que superaba los 3 millones. El último cartucho para reflotar el grupo, después de que fracasaran las negociaciones con varias multinacionales del sector, era encontrar a un grupo inversor gallego. Y la bala ha dado en el blanco. Hasta el punto de que el administrador concursal tiene ya sobre la mesa una oferta en firme en la que se asegura la continuidad de cuatro establecimientos y el mantenimiento del empleo, según informaron a este medio fuentes conocedoras de las negociaciones.

El nombre del nuevo socio no ha trascendido ni trascenderá hasta que el proyecto tenga el visto bueno del juzgado, que debería pronunciarse "en los próximos 15 o 30 días", según las mismas fuentes. Pero sí que se conoce la propuesta. Supondría asumir la gestión de las tiendas gallegas, a excepción de la de Marineda City y Ferrol, que ya fueron cerradas. Quedarían otras cuatro, una en Ourense, otra en Santiago y dos en A Coruña. Para el establecimiento de Ponferrada, se ha llegado a un acuerdo con otro grupo, en una operación al margen de la de las tiendas gallegas.

La idea inicial es que San Luis conserve la marca, uno de los tres objetivos que se había marcado Lorenzo López en su búsqueda de inversores, junto a la continuidad del negocio y del empleo. El nuevo grupo mantendrá San Luis en el nombre comercial y asumirá un fuerte desembolso para afrontar las deudas pendientes.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad