El abogado de los franquiciados de DIA, David Perales, antes de su desaparición.

El abogado de los franquiciados de DIA va de retiro espiritual tras el pufo

stop

El abogado de los franquiciados de DIA, que desapareció en medio de los juicios, asegura que está “de baja médica” y “haciendo el camino de Santiago”

Madrid, 06 de diciembre de 2017 (04:55 CET)

El abogado de los franquiciados de DIA, que desapareció con decenas de querellas en marcha y que dejó de responder a sus clientes desde hace meses, no quiere ser visto como abogado estafador sino como un atormentado peregrino. El abogado David Perales, en paradero desconocido, ha reaparecido para asegurar que no se ha fugado, tal como publicó el martes este medio.

“Estoy de baja médica por estrés”, ha explicado el abogado David Perales, con decenas de juicios pendientes, a Economía Digital. “Estoy haciendo el Camino de Santiago”. Y para dejar claro que no tiene intenciones de aparecer a la brevedad, añade un matiz demoledor. Perales está haciendo el camino “dos veces”.   

David Perales desapareció tras haber recibido el dinero de decenas de querellados contra DIA, Yves Rocher, Caprabo, Restalia, Opencel y Yoigo que pedían auditorías y cierres de tiendas por el fracaso del modelo con las franquicias. Quedaron juicios pendientes, apelaciones y ampliaciones de querellas.

Pero en medio de los procesos judiciales, Perales dejó a sus clientes en el limbo, sin dinero y sin las pruebas que debían aportar en los procesos judiciales. Sin dar explicaciones, cambió de teléfono, de perfil de Facebook y cerró sus despachos en Madrid y Barcelona.

“Hace casi 20 años que ejerzo mi profesión,  sobre todo en temas penal y con clientes especiales, difíciles o peligrosos. Dicho ejercicio profesional, de lunes a domingo durante los últimos años, sin descansos ni vacaciones, me ha conducido a (…) la baja médica por situaciones de estrés y tensión acumulada”, escribió el abogado desaparecido a este diario.

Perales se enfrentó al propio Ricardo Currás, consejero delegado de DIA, en la última junta de accionistas de la compañía. En ese momento, ya comenzaban los conflictos con los franquiciados de DIA y hacía seis meses que había cortado relación con los de Yves Rocher. “A mí me cobró 2.300 euros por cada empresa y no hizo absolutamente nada. Se desapareció sin dejar rastro”, explica una franquiciada afectada de Yoigo.

Lluvia de demandas

David Perales no sólo se desapareció para sus decenas de clientes sino que también dejó a dos trabajadores sin cobrar con retrasos de casi un año. Su secretaria, Teresa De Diego, le acaba de ganar en los tribunales que le obligan a pagar más de 7.000 euros por retrasos en el salario más la indemnización y el 10% de intereses de mora.

Perales ya tiene al menos dos denuncias en los juzgados y en la policía y ha sido dado de baja en el Colegio de Abogados de Barcelona, según ha confirmado la institución a este diario.

Pero la lluvia de demandas parece importar poco ahora al abogado que está dedicado a encontrar su paz interior. Incluso parece afectado porque sus clientes le exijan explicaciones del dinero entregado. “Me parece duro tener que justificar la presente situación. ¿Se precisa sello de los albergues o prueba de vida?”, se pregunta con ironía Perales ante la exigencia de sus clientes de que se presente y dé la cara.

Perales era un abogado defensor de personas acusadas de tráfico de drogas. Se adentró en el mundo de la franquicia con Yves Rocher, donde llegó a reunir a medio centenar de afectadas por la empresa. De allí, fue ganando clientes en otras cadenas con franquiciados quebrados como DIA, Restalia, Opencel, Yoigo y Caprabo.

Ahora enfrenta denuncias de todo tipo, incluyendo algunas por fraude fiscal. “No nos hacía facturas. Había que ingresarle el dinero y no teníamos ni una factura”, explica Jazone, una franquiciada de DIA que quebró en Bilbao.

Perales asegura que ha solicitado el aplazamiento de fechas de juicios por su situación médica, pero asegura que no piensa irse de España. Ahora, tras el pufo, quiere seguir meditando y promete regresar cuando se recupere. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad