El 12% del capital de Pescanova cambia de manos en dos semanas

stop

Movimientos especulativos ante una eventual operación corporativa entre los socios de la compañía

Manuel Fernández de Sousa-Faro, presidente de Pescanova

23 de enero de 2013 (19:41 CET)

En las últimas dos semanas, el 12% del capital de Pescanova ha cambiado de manos. Los movimientos llevados a cabo por insiders han movido 3,4 millones de títulos. Los especuladores quieren tomar posiciones ya que sospechan que varios socios de la pesquera han acordado vender próximamente su paquete a precios por encima de los 18 euros por acción, superiores a los vigentes.

Con esa creencia, según informa La Celosía, desde principio de año los especuladores del mercado están preparándose. Este miércoles, la cotización de la empresa que preside Manuel Fernández de Sousa-Faro cerró a 16,80 euros con un alza del 2,44% y un volumen de movimientos de 311.634 títulos. No es algo nuevo. El martes consiguió un volumen récord con el que cambiaron de manos cerca de medio millón de acciones. 

Accionistas

En la actualidad, el mayor accionista de Pescanova es su presidente, que posee un 14,5% de la compañía. Tras él, se sitúa la cervecera Damm, de Demetrio Carceller, que hace tres semanas incrementó su participación del 5% al 6,183%. Alfonso Paz Andrade, consejero delegado de la compañía durante 30 años o José Antonio Pérez Nievas poseen participaciones del 4,3% y el 3,4% respectivamente.

En cuanto a entidades bancarias, tras la salida de Novacaixagalicia en 2011, el banco EBN posee un 3% del capital de la pesquera a través de Liquidambar. La sociedad Silicon Metals Holding también posee otro 5%.

El negocio del salmón

Pero, ¿cuál es el origen de este aumento de las compras en Pescanova? Según muchos analistas financieros, puede deberse al anuncio hecho por la compañía el pasado año de que sacaría a bolsa su filial chilena de acuicultura, Acuinova, que produce salmón. Sin embargo, y según la información publicada por La Celosía, la operación no es segura, debido a la crisis que está atravesando el negocio por la carestía de los alimentos con los que criar a estos peces.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad