Edgewater se vuelca en sacar adelante la mina de Corcoesto

stop

El presidente de la compañía canadiense asegura que "están centrados" en el proyecto paralizado por la Xunta

Instalaciones de Edgewater en la parroquia de Canduas, en Cabana

27 de agosto de 2014 (00:05 CET)

En octubre del año pasado, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, anunció la cancelación definitiva del proyecto aurífero que la empresa canadiense Edgewater pretendía llevar a cabo en Corcoesto. El plan de la compañía, que gestionaría la explotación a través de la sociedad domiciliada en Galicia Mineira de Corcoesto, no reunía las garantías económicas y técnicos solicitadas por Ejecutivo autonómico. No obstante, casi diez meses después parece que el grupo extractivo sigue empeñado en sacar adelante la mina de Cabana de Bergantiños, a pesar de los numerosos colectivos en contra.

Muestra de que su interés no ha menguado es uno de los últimos comunicados de Edgewater colgado en su página web. En él, el presidente y CEO de la compañía, George Salamis, indica que su grupo cuenta con una reconocida trayectoria de éxitos en el sector y que ahora mismo “está centrada en avanzar con el proyecto aurífero de Corcoesto, en el noroeste de España”.

Sin mención a la mina de Ghana


En el comunicado, fechado el 14 de julio, no hace referencia al proyecto que la canadiense pretendía poner en marcha en Ghana. Según publicó el diario El País, la empresa habría comunicado a sus directivos la intención de recolocar el 100% de sus intereses en Cape Coast Resources (la sociedad africana a través de la que gestiona la explotación), propietaria del 51% de los títulos de Enchi Gold Proyect, a través de acuerdos con otras sociedades mineras. El objetivo, semeja, es centrarse en Corcoesto.

Desde el colectivo contra la minería agresiva Salvemos Cabana, Ramón Varela no esconde el recelo de la asociación. “Estamos muy pendientes. Las instalaciones de Edgewater en Bergantiños están cerradas a cal y canto, aunque sí que creemos que el movimiento debe estar produciéndose en los despachos”, opina.

Vía judicial

Lo cierto es que Mineira de Corcoesto está dispuesta a demandar a la propia Xunta de Galicia por daños patrimoniales si el proyecto paralizado no se reanuda o si, en su defecto, no recibe una compensación por la inversión ya ejecutada.

Si bien la página de Edgewater cuenta todavía con vídeos colgados de la CRTVG en los que Feijóo anunciaba en el Consello de la Xunta los primeros pasos del proyecto minero, que prometía impulsar económicamente la zona, el recurso presentado por la multinacional para que se levante el veto al plan extractivo es de todo menos amable con la Administración.

De hecho, acusa al Ejecutivo de haber “ido derivando y llevando el procedimiento donde ha considerado, hasta encontrar un motivo con base para denegar la aprobación”.

No sólo interesa Corcoesto


Pero otros indicadores vienen a refirmar la tesis del interés de Edgewater en mantener y desarrollar su actividad en Galicia. Uno de ellos es el hecho de que Mineira de Corcoesto, además de los permisos mineros de la antigua explotación de Cabana de Bergantiños, suma 18 concesiones más que se tramitan en zonas limítrofes.

Uno de los objetivos prioritarios para Edgewater pasaría por la obtención de todos los derechos mineros disponibles, tanto en los alrededores de Corcoesto como en otras zonas a lo largo de lo que llaman cinturón aurífero de Malpica-Tuy. La compañía sostiene en sus solicitudes que debido al reducido terreno de los posibles recursos de oro en estas zonas, estos “sólo podrían ser económicamente explotados en el caso de poder beneficiarse de una planta de tratamiento de residuos ya en funcionamiento y próxima”. Aprovecharían en definitiva, el permiso para cianurar, separar la roca del oro, que tiene el proyecto de Corcoesto.

Mientras tanto, en Asturias, la compañía Asturgold parece estar ya a punto de recibir por parte del Ejecutivo autonómico el visto bueno a la declaración de impacto ambiental de la mina de Salave. La empresa se ha comprometido a no emplear cianuro en la mina.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad