Edgewater negocia con un posible socio español para sacar adelante la mina de Corcoesto

stop

La compañía canadiense afirma que podría satisfacer los requisitos financieros de la Xunta

Manifestantes en contra de la mina de Corcoesto | EFE

20 de octubre de 2014 (18:54 CET)

La compañía canadiense Edgewater, empresa matriz de Mineira de Corcoesto, asegura que se encuentra en conversaciones con un potencial socio español y que “avanza” hacia un acuerdo que “tendría los beneficios adecuados para satisfacer los criterios solicitados” por el Gobierno gallego “especialmente los de tipo financiero”, y está a la espera de respuesta de la Xunta.

Hace aproximadamente un año que el Gobierno gallego dictó resolución de denegación definitiva del proyecto de mina de Corcoesto, en Bergantiños, ya que el proyecto presentado por la sociedad Mineira de Corcoesto no cumplía los requisitos técnicos y financieros demandados.

El proyecto, además, generó una gran contestación social, política y vecinal con diversas manifestaciones en su contra.

Requisitos económicos

El principal escollo para los planes de Mineira de Corcoesto, que ya había logrado informe ambiental favorable, se referían a que la Xunta exige una solvencia mínima del 25% de fondos propios sobre la inversión del proyecto, lo que supone que la empresa debe reunir unos 27 millones en su balance con esta naturaleza, de los 110 que prevé invertir.

Así las cosas, Edgewater ha señalado que ultima un acuerdo con un socio español de ingeniería y construcción "como posible aval interesado en adquirir una propiedad significativa del proyecto de reactivación minera" en la comarca de Bergantiños.

Negociaciones conocidas por la Xunta


Asimismo, asegura que las negociaciones con este socio español han tenido lugar con la Xunta mediante, en plena participación y contemplando los distintos permisos requeridos, por lo que la compañía está esperando una respuesta del Gobierno gallego para "finalizar el acuerdo con este socio y retomar el proceso de desarrollo del permiso minero".

"Desde la adquisición del proyecto de Corcoesto en 2009, la empresa ha llevado a cabo todos los pasos legales y administrativos necesarios para demostrar que el proyecto es económicamente viable, como confirmó el propio Gobierno gallego en varias ocasiones en el pasado, y que además, este proyecto puede ser desarrollado de acuerdo con la legislación medioambiental, como demostró la aprobación de DIA (declaración de impacto ambiental", ha defendido el presidente de Edgewater, George Salamis.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad