Los trabajadores de Edesa, filial de Fagor Electrodomésticos, llenaron la sede de la fábrica en el País Vasco de pegatinas tras una protesta. EFE

Edesa-Fagor tira la toalla

stop

El fabricante de los electrodomésticos Fagor presenta un preconcurso de acreedores con una deuda de casi 100 millones de euros

Economía Digital

Los trabajadores de Edesa, filial de Fagor Electrodomésticos, llenaron la sede de la fábrica en el País Vasco de pegatinas tras una protesta. EFE

Barcelona, 01 de julio de 2017 (13:55 CET)

La compañía Edesa Industrial, fabricante de electrodomésticos de la marca Fagor solicitó el viernes el preconcurso de acreedores en los juzgados de San Sebastián, ya que le es imposible seguir adelante con una deuda de casi cien millones de euros.

La empresa, que pertenece al grupo CNA, con sede en Torelló (Barcelona) y está controlado por Jorge Parladé, apuesta por la continuidad, porque confía en la fortaleza de la marca, informa La Vanguardia. La firma está trabajando en un plan de viabilidad para convencer a la banca para refinanciar la deuda.

Edesa Industrial, con sede en Arrasate (Guipúzcoa), factura unos cien millones de euros al año, tiene unos 350 empleados en Euskadi y obtiene el 60 % de sus ingresos con producción dentro de Europa, mientras que la mayoría de su competencia fabrica lavadoras y neveras fuera del continente. Otro de los problemas con los que cuenta la empresa es el elevado ratio de endeudamiento, al igual que los costes financieros.

El grupo catalán compró el negocio de la antigua Fagor Electrodomésticos, propiedad de Mondragón Corporación Cooperativa (MCC), hace tres años en una subasta judicial por 42,5 millones. Con la gran deuda a Fagor le es imposible competir con los componentes importados de China o Turquía, en un momento en el que casi no hay fabricantes europeos de lavadoras.

Un año atrás la empresa logró una prórroga con los bancos acreedores –como el Santander, Caixabank y el Sabadell, entre otros- mientras ponía en marcha un plan para mejorar la gestión del negocio. Si bien los resultados de ventas han sido positivos, no han sido suficientes para reducir la deuda. Los préstamos estaban por vencer en pocas semanas, por lo que Parladé tuvo que resignarse y presentar el preconcurso para buscar una nueva vía de rescate a la firma.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad