Dos inversores privados aportarán cinco millones de euros para el oro de Corcoesto

stop

Edgewater cierra un acuerdo para vender participaciones por valor de 6,25 millones de dólares

Plano de la mina de Corcoesto

27 de enero de 2013 (23:29 CET)

La empresa canadiense Edgewater sigue atando cabos sueltos en su camino para extraer oro de las entrañas de Corcoesto (A Coruña). La semana pasada concluyó los trabajos de investigación en el yacimiento  para determinar la “factibilidad” del proyecto, presentando unos resultados “que superaron las expectativas” de la compañía, según comunicó la propia firma. Escasos días antes, dio un paso adelante para obtener la financiación que necesita, que estima en 160 millones de dólares.

La compañía ha cerrado un acuerdo con dos agencias de inversión, Cormark Securities Inc. y Fraser Mackenzie Limited, para la venta de 11.112.000 participaciones (common shares) a un precio de 0,45 dólares por título. Con esta operación, Edgewater conseguiría los cinco millones de dólares que tenía previsto ingresar para avanzar en el estudio de factibilidad y en la obtención de permisos para su proyecto gallego. “Los ingresos netos de la oferta servirán para el avance del Proyecto de la Compañía Corcoesto Oro en España y para propósitos generales de capital de trabajo”, apunta la empresa.

Asegura además, que las dos entidades inversoras tienen la opción de ampliar su participación, de manera que el resultado final de la operación podría rebasar los 6,25 millones de dólares.

Cartas a Credit Suisse y Barclays Bank


Este último movimiento de Edgewater, se suma a los preacuerdos alcanzados con Credit Suisse y Barclays Bank. Las entidades financieras están dispuestas a conceder dos créditos a la empresa minera que sumarían 120 millones de euros, el 75% de la inversión total que prevé realizar.

La Plataforma pola Defensa de Corcoesto, agrupación de vecinos contraria a la extracción, remitió a ambas entidades documentación contraria al polémico proyecto, que sigue generando protestas por el impacto ambiental que provocará en la zona y, también, por las diferencias etre partidarios y detractores a la hora de estimar tanto la viabilidad de la explotación como el rendimiento económico --en forma de inversión y empleos-- que obtendrá de ella Galicia. Por el momento, la plataforma vecinal ya ha conseguido que Credit Suisse se interese por la documentación aportada y proceda a su estudio.

Un permiso para remover la tierra

Mineira de Corcoesto está ahora pendiente de la autorización de la Xunta para iniciar “las tareas de infraestructura y la construcción de una planta de tratamiento del mineral para poder iniciar la explotación a cielo abierto”, según informó en un comunicado.

La empresa finalizó los estudios geotécnicos y pretende construir en las instalaciones mineras un nuevo laboratorio geológico para proceder a estudiar las zonas más profundas en busca de más oro. El estudio completo estará listo en el primer trimestre de 2013 y Edgewater tiene grandes “expectativas” en cuanto a la concentración de oro y a la rentabilidad de la explotación.

Luces y sombras


Aunque todo parecen buenas noticias para la empresa canadiense, Edgewater también ha sufrido reveses en su proyecto en tierras gallegas. Tiene que afrontar la denuncia de varios propietarios de la localidad por ocupar y dañar los montes sin autorización. También en relación a los permisos, la Plataforma pola Defensa de Corcoesto advirtió que la minera se ha visto obligada a abandonar su centro de trabajo en la zona por “carecer de licencia municipal y no poder legalizar su actividad”.

Desde este colectivo se han quejado en repetidas ocasiones de la connivencia de la Xunta y del alcalde de Cabana, José Muiño, con las actividades de Edgewater en Corcoesto.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad