Manuel Añón en la puesta de largo de Siderúrgica Latinoamericana (Silat) en Brasil

Dos grupos lanzan ofertas por la siderúrgica de Hierros Añón en Brasil

El grupo brasileño Gerdau y la firma mexicana Simec pujan por Siderúrgica Latinoamericana, la filial con la que Hierros Añón desembarcó en Brasil

Grupos industriales de Latinoamérica llaman a la puerta de Hierros Añón para pujar por su filial brasileña, Siderúrgica Latinoamericana (Silat). El gigante brasileño Gerdau, líder en el segmento de aceros largos al otro lado del Océano Atlántico, ha presentado una oferta de 100 millones de dólares (unos 91 millones de euros al cambio actual) a la firma gallega para hacerse con las riendas de su megafábrica en las afueras de la ciudad de Fortaleza.

Así lo recoge el diario brasileño Valor Económico, que asegura que el grupo presidido por Manuel Añón ha decidido poner en venta su filial en el país sudamericano ante las dificultades económicas que atraviesa el país. Consultados por Economía Digital, fuentes de la empresa han declinado hacer comentarios sobre estos rumores de venta, que también apuntan al interés del grupo siderúrgico mexicano Simec, cuya oferta rondaría los 80 millones de dólares (unos 72 millones de euros al cambio actual).

Un gigante que ha salido de España

El grupo Gerdau partiría como favorito para hacerse con esta factoría. Se trata de un gigante siderúrgico que cotiza en las bolsas de Sao Paulo y Nueva York y cuyo valor de mercado ronda los 21.000 millones de reales brasileños (unos 4.570 millones de euros al cambio actual).

La firma brasileña es una vieja conocida en el sector industrial español. Hasta hace tres años operaba cinco acerías entre País Vasco (tres), Cantabria y Cataluña, todas ellas propiedad ahora de Clerbil tras rubricar un acuerdo que contemplaba el pago de 155 millones de euros más otros 45 millones variables en función de la evolución de sus resultados.

La compañía, que se define como “la mayor recicladora de Latinoamérica” cuenta precisamente con una planta en Ouro Branco (en el Estado de Minas Gerais). En ella podría producir las palanquillas de hierro (metal en bruto) con destino a la actual Silat, en el caso de que finalmente llegue a un acuerdo con Hierros Añón para cerrar su compra.

Inversión a medias en Brasil

La planta de Silat es el buque insignia de la compañía gallega en territorio brasileño. En el país sudamericano preveía desembarcar con una inversión de 1.000 millones de reales (220 millones de euros al cambio actual, tras la fuerte depreciación de la divisa brasileña en los últimos años) para levantar la propia Silat, una acería de lingotes y una planta de acero laminado en Ceará. Sin embargo, estos dos últimos proyectos quedaron paralizados ante el empeoramiento de la situación económica en el país.

La actividad del grupo Añón en Brasil se centra en Silat, con capacidad para producir 600.000 toneladas anuales de barras de refuerzo y alambrón y 60.000 toneladas de malla soldada. La factoría se nutre de la palanquilla de hierro que llega procedente de China y distribuye su producción al exterior a través, fundamentalmente, del puerto de Pecém, situado a apenas unos 25 kilómetros.

Ya operativa en Francia

Hierros Añón, que asegura haber crecido en rentabilidad y facturación a lo largo del 2018, redobla mientras tanto su apuesta en Europa. La firma cuenta con una capacidad para producir 100.000 toneladas anuales de malla electrosoldada en Carballo y, además, se hace fuerte en Francia.

La compañía ya tiene operativa su planta en la localidad gala de Bayona, con capacidad para 150 trabajadores, y que desde la compañía aseguran que ya suma a favor de su cuenta de resultados. La factoría, en que el Grupo Añón desembarcó en 2017 tras hacerse con el 60% de sus acciones, se ubica a apenas 100 metros de la antigua acería que Hierros Añón tenía en esta misma ciudad y que en 2007 vendió a la catalana Celsa.

Un artículo de Javier G. Casco

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad