Un grupo de trabajadores de la empresa de Alcoa en A Coruña durante la concentración convocada tras el anuncio del cierre de la empresa / Cabalar (EFE)

Dos empresas para salvar Alcoa

Una empresa puja por la planta de A Coruña y otra lo decidirá este viernes; Alcoa financiará la reactivación de la fábrica con o sin electrólisis

La carrera de fondo para salvar las plantas de Alcoa encara su recta final con solo dos ofertas sobre la mesa de las más de una decena de posibles compradores que se interesaron por las factorías. Una de ellas puja por las instalaciones de A Coruña y Avilés con intención reactivar las series de electrólisis que mantiene paradas la multinacional norteamericana, pero con 40 millones en la hucha para volver a arrancarlas si es necesario. La otra pretende desarrollar la fundición –no la electrólisis-- en Avilés y visita este viernes la planta coruñesa para decidir si presenta también una oferta vinculante.

En ambos casos, si se llegara a un acuerdo, Alcoa financiará la reactivación de las plantas, bien con los 20 millones comprometidos para volver a poner en marcha cada una de las electrólisis, bien apoyando el plan industrial a partir de la fundición del otro candidato. La multinacional norteamericana esperaba cerrar el proceso de venta o la ejecución del ERE con un impacto negativo de entre 60 y 110 millones. Las ofertas confirman que la venta de las factorías le saldrá a pagar.

Entre las empresas que llegaron hasta la fase final de la puja estaban Aludium, Quantum, Parter, Liberty y Cunext, pero este jueves todas las partes declinaron desvelar qué actores habían presentado las ofertas definitivas, si bien Liberty House, que acaba de comprar varias factorías de Arcelormittal, y la suiza Parter, eran las que mantenían interés en adquirir las dos plantas, mientras que Aludium, Cunext y Quantum pujaban por la asturiana.

La única oferta por A Coruña exige energía barata

Las ofertas se comprometen a asumir la totalidad de la plantilla, una de las condiciones pactadas entre los trabajadores y la dirección de Alcoa para llevar a término la operación. La multinacional norteamericana rechazó este jueves mostrar optimismo respecto a la posible venta y pidió esperar al periodo de evaluación que se abre ahora y que tendrá como fecha límite el 30 de junio. La plantilla y el Gobierno tendrán voz en la selección, pero será Alcoa la que diga la última palabra.

A la espera de si en los próximos días llega la segunda oferta, el único aspirante a adquirir la planta de A Coruña ha puesto como condición un precio energético competitivo, por lo que también dependerá de la actuación del Ministerio de Industria y el de Transición Ecológica el resultado final del proceso. No es una generalidad a la espera de que se apruebe el Estatuto del Consumidor Electrointensivo, sino que en las negociaciones se llegó a marcar un precio de referencia que permitiría a las factorías estar en disposición de competir con las plantas de Francia o Alemania.

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad