Dos emprendedores gallegos inventan la fórmula para ahorrar un 20% de gasolina

stop

Botcar permite al conductor optimizar el gasto de carburante con la puesta a punto del coche y el manejo del vehículo

R. Rodríguez

Xabier Chao y Jorge Fernández recogen la distinción Excellence en IoT (Internet of Things) en los premios Fiware Excellence
Xabier Chao y Jorge Fernández recogen la distinción  Excellence en IoT (Internet of Things) en los premios Fiware Excellence

01 de noviembre de 2014 (19:03 CET)

¿Sabe usted que solo aprovecha un 15% del combustible que echa al depósito del coche? Podría ser el arranque de cualquier comercial televisivo, pero es la idea que movió a dos emprendedores gallegos a crear Botcar, un programa que permite reducir hasta un 20% el gasto en carburante, precisamente, aprovechando al máximo la gasolina o el gasóleo.

Jorge Fernández y Xabier Chao son las cabezas visibles de un proyecto que acaba de ganar uno de los premios FIWARE Challenge. FIWARE es una plataforma desarrollada por la Comisión Europea y las principales empresas TIC de Europa con el objetivo de crear una caja de herramientas y aplicaciones libre, que pueden utilizar los emprendedores para desarrollar sus proyectos. Así nació Botcar.

¿Cómo funciona?

El sistema ideado por el equipo gallego, que se autodefine como “tecnorural”, es sencillo. Se conecta un dispositivo al coche que envía datos a un servidor y que, a su vez, conecta con la app del teléfono. Se mide desde el desgaste de las piezas del vehículo, hasta la presión de los neumáticos, pasando por la manera de conducir. A partir de ahí, se extrae el funcionamiento óptimo del coche, que permitiría ahorrar hasta un 20% de carburante.

“Lo que hacemos es darle poder al usuario para tomar su decisión sobre el ahorro”, explica Xabier Chao. El sistema se puede instalar en todos los coches de gasolina fabricados desde 2001 y en los de gasóleo desde 2003. La comercialización está pensada a través de un sistema de suscripción por el que se pagaría una cuota mensual.

Proyecto integral

Las padres de Botcar llevan la curiosidad por bandera. Los informes de la Agencia Norteamericana de la Energía los pusieron sobre aviso. Los problemas de reglaje tiran a la basura cerca del 15% del combustible, la conducción desaprovecha otro 25% y “hasta en la propia transformación química” ya se produce una pérdida de carburante. Entre los datos y que la crisis aprieta, parecía claro que la sociedad daría la bienvenida al invento.

Pero el proyecto es más amplio. Entienden que debe vincularse a las smart city, por el ahorro en consumos energéticos y en impacto ambiental. También explican una aplicación para las aseguradoras, que cobren en función de los kilómetros recorridos por el coche y no por la tipología del vehículo y la experiencia del conductor. También lo consideran óptimo para flotas de taxi o empresas de transporte.

¿Una oportunidad o un riesgo?

Pero existe el riesgo de que los propios fabricantes de vehículos incorporen a los coches funciones tecnológicas similares y de serie. Ni a Xabier ni a Jorge les asusta el reto: “Lo vemos como una oportunidad. Su know how es hacer automóviles pero tienen más dificultades para crear un interfaz para usuarios. Por otra parte, creemos que este tipo de servicio podría limitarse a la gama alta y no a los utilitarios”, explican.

Botcar incorpora también un sistema de llamadas de alerta para emergencias como un accidente de tráfico, un mecanismo obligatorio para los nuevos vehículos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad