Dos años de Pablo Isla al frente de Inditex

stop

El 11 de enero de 2011, Amancio Ortega señaló a su sucesor ante la plantilla

Pablo Isla, presidente de Inditex

14 de enero de 2013 (00:35 CET)

Hace ahora dos años, el 11 de enero de 2011, Amancio Ortega, fundador y por entonces presidente de Inditex, anunció a sus trabajadores que había elegido sucesor. Era Pablo Isla (Madrid, 1964), uno de sus hombres de máxima confianza, quizás por las semejanzas que existen entre las personalidades de ambos.

Aunque su nombramiento oficial como presidente no se produjo hasta julio, cuando Ortega lo planteó ante la junta de accionistas, de forma oficiosa, Isla comenzó ya a principios de año a manejar el timón del imperio textil.

Siguen los buenos números

Pasados ya dos años de la salida de Ortega de la presidencia de Inditex, y del ascenso a la cima de Isla, las predicciones agoreras han sucumbido a la realidad. Inditex no solo no ha caído, sino que se ha reforzado a pesar de la crisis.

Los números de la textil son extraordinarios. El pasado año registró, a 31 de octubre, un beneficio neto de 1.655 millones de euros, un 27% más que en el mismo período de 2011. El secreto radicó en su fuerte apuesta por la expansión en el mercado asiático, el comercio en Internet, y el buen comportamiento en bolsa del grupo.

Las apuestas de Isla

Precisamente, muchas de las patas sobre las que se asientan los buenos números de Inditex en el último año son una decidida apuesta de Isla. “De él fue la idea de ir fuerte por Internet, por ejemplo”, dice el periodista Xabier R. Blanco, autor del libro De cero a Zara, que va ya por su novena edición. “Demostró, al contrario de lo que muchos pensaban, que Inditex no perdió el rumbo tras la marcha de Ortega”.

Isla llegó a Inditex en 2005. Ese año, el hombre que posee la quinta fortuna del mundo, según Forbes, y su vicepresidente, José María Castellano, decidieron que era hora de buscar relevo. La compañía cazatalentos Kerm Ferry les recomendó a Pablo Isla, abogado de Estado y hombre con experiencia en puestos de responsabilidad en empresas como Altadis, que presidió hasta su marcha a Inditex. (Actualmente, es miembro del Consejo de Administración de Telefónica).

La marcha de Castellano

Los expertos en el imperio Inditex aseguran que estaba previsto que el ascenso de Isla "fuese tranquilo", pero se vio acelerado por la airada marcha de Castellano de la textil, en septiembre de ese mismo año.

El ahora presidente de Novagalicia Banco dejó Inditex tras 20 años en la casa, entre fuertes tensiones y, según cuentan, “algún que otro grito” con el propio Amancio. La animadversión entre ambos las desencadenó la fallida compra de Unión Fenosa por parte de un consorcio de familias gallegas.

Si Castellano no se hubiera marchado repentinamente, ¿el destino de Isla hubiera sido otro? “No lo creo, Castellano ya había finalizado un ciclo. Isla ya estaba en mente”, opina Blanco.

Las ‘marcas’ de Ortega

Los que conocen a Isla destacan su sencillez y discreción, las ‘marcas’ de la casa Ortega. “Isla le gusta tanto porque, de alguna forma, es igual a él. Discreto, trabajador y muy poco ostentoso”, opinan diversas personas relacionadas con el empresario. Estas, recuerdan que Isla vive en una urbanización de renombre en el municipio coruñés de Oleiros pero de características bien alejadas a los poderosos inmuebles donde viven otros ricos oficiales de Galicia, como José Luis Méndez o Manuel Jove.

“Ortega encontró a su chico. Él siempre se ha sabido rodear de los mejores. Aunque nunca acudió a una escuela de negocios es un hombre con mucha visión, siempre ha acertado”, dice el autor de la biografía no autorizada del fundador de Inditex.

La recompensa

Isla respondió a las expectativas de Ortega, por lo que este tampoco dudó en premiarlo. Así, el actual presidente de Inditex encabeza ya el top salarial español. A finales de 2011 había recibido 2,4 millones del grupo textil en concepto de retribución fija, 1,725 millones de tipo variables, 127.000 euros por pertenecer al consejo de la entidad, y un paquete de 221.264 millones de acciones del imperio, por valor, entonces de 13,6 millones.

El futuro dirá cuál es el recorrido de Isla al frente de Inditex, y si este se cruzará y cómo con el de la tercera hija de Amancio Ortega, Marta, llamada a ser la heredera del imperio que forjó su padre a partir de una humilde tienda de batas.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad