Dos abogados embaucan a Urbas en un proyecto turístico de 350 millones en Cuba

stop

La inmobiliaria, con una deuda de 90 millones, fía la salida de la crisis a la compra de Caribbean Resort and Golf, una empresa española de 57.000 euros de capital que contaría con un acuerdo de intenciones con la pública cubana Cubagolf

Balneario Rancho Luna-Pasacaballos, la zona de Cuba en la que Urbas pretende acometer un proyecto turístico

Madrid, 11 de marzo de 2016 (01:00 CET)

Tras mil y un ajustes accionariales y financieros, Urbas, la inmobiliaria presidida por Juan Antonio Ibáñez en representación de Robisco Investment, pretende levantar el vuelo con un proyecto de campanillas en Cuba. Urbas, que tuvo un volumen de negocios de apenas 4 millones en 2015 y unas pérdidas de 4,2 millones, suma una deuda de 90 millones de euros.

El megaresort, sobre una superficie de 18 millones de metros cuadrados, que incluiría una marina deportiva, seis campos de golf, seis hoteles de 5 estrella, 3 apartahoteles, 1.500 villas y 3.000 apartamentos. Estaría situado en la península de Rancho Luna–Pasacaballos, en la ciudad cubana de Cienfuegos.  

Proyecto cogido con alfileres

No obstante, el proyecto –dividido en seis fases y con una inversión de unos 350 millones de euros– está cogido con alfileres y, de llevarlo a cabo, pasarán todavía varios años hasta que pueda llevarse a cabo. 

A Urbas le han embarcado en esta operación dos abogados madrileños, Juan José Cigarrán y Cecilio Antonio Herreros, que, según Juan Antonio Ibáñez, "llevan muchos años haciendo negocios en Cuba y cuentan con contactos próximos al Gobierno cubano". 

Caribbean, sociedad sin actividad ni ingresos

Lo han hecho ambos letrados ofreciendo a Urbas quedarse con Caribbean Resort and Golf, la sociedad constituida, en julio de 2012, que tiene su sede social en la Gran Vía madrileña. Caribbean, según Urbas, mantiene vigente un acuerdo de intenciones para constituir una empresa mixta, junto a la pública cubana Cubagolf, para llevar a cabo el proyecto. 

Caribbean Resort and Golf no tiene actividad alguna ni ingresos, según consta en el Registro Mercantil. Su capital inicial, de 4.001 euros, está repartido entre las sociedades Lochgil Company y Wansea Investment –no registradas en España–, el arquitecto Carlos Burguete Buiza y Juan José Cigarrán, uno de los dos administradores. En enero, tras ofrecer el proyecto a Urbas, Caribbean llevó a cabo dos ampliaciones de capital, hasta elevar el capital a 53.691 euros.

Empresa mixta, en mayo o junio

A partir de aquí, la filial tiene previsto adquirir, en un primer momento el 30% del capital social de Caribbean Resort and Golf, de cara a obtener la gestión y control efectivo de la compañía, para, después, comprar el 70% restante, mediante canje de dicha participación contra entrega de acciones de Urbas a favor de los dos socios de Caribbean, Cigarrán y Herreros.

El precio de esa participación quedará condicionado a la valoración que fije un experto independiente, dependiendo del plan de negocio, según ha confirmado el presidente de Urbas. El segundo hito de la operación, sería la constitución con Cubagolf –"esperamos que se produzca en mayo o junio", confía Ibáñez– de la empresa mixta que promovería el desarrollo. 

Entrada de fondos

Para ir adelantado terreno, Urbas ha empezado a recabar el interés de fondos de inversión para que inyecten al menos el 30% de los 350 millones previstos. "No obstante, las cantidades podrían variar en función de que entraran en el proyecto cadenas hoteleras", apunta el presidente de Urbas, quien avanza la necesidad de contar entre 30 y 40 millones de euros para acometer la primera de las seis fases del desarrollo.

La de Cienfuegos sería la tercera empresa mixta que constituye el Gobierno de Cuba en su plan de llevar a cabo grandes resort turísticos ligados al golf. En las dos ya constituidas, en 2014, Cubagolf se asoció con la firma británica Esencia Hotels and Resorts y con la china Beijing Enterprises.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad