Protesta Alcoa Deputación Lugo / E.P.

Doble golpe para Alcoa: el coronavirus se suma a su crisis industrial

El precio en bolsa de la multinacional es un 74% menor al que tenía cuando anunció que sacaba a la venta las fábricas de Avilés y A Coruña

Este miércoles, A Coruña acogió una concentración convocada por los trabajadores de Alu Ibérica y respalda por las plantillas de Alcoa en San Cibrao, Celsa Atlantic, Ferroatlántica y Megasa. Una semana más, los trabajadores de la industria electrointensiva de Galicia reclaman al Ministerio de Industria de Reyes Maroto que ponga ya en marcha el estatuto que está llamado a regular el precio de la energía que consumen. También exigen que el texto definitivo tenga en cuenta las alegaciones hechas por sindicatos y empresas ya que, sin ellas, la normativa “no sería efectiva”. 

Las reivindicaciones van en la misma línea de lo manifestado por Alcoa, que asegura que si el denominado Estatuto para el Consumidor Electrointensivo entra en vigor tal y como fue planteado por el Ejecutivo central, la producción de aluminio será “inviable” en España. Sin embargo, una nueva amenaza se cierne sobre el grupo dueño de la factoría lucense. El coronavirus afecta a empresas de todo el mundo pero, lo cierto, es que el brote está impactando de forma notable en el sector del aluminio, cuyo precio está bajando.

Caída en bolsa

La caída del aluminio y los problemas de abastecimiento que ha vivido el sector en los últimos tiempos derivado del parón de actividad en China han tenido su rápido reflejo en los mercados. La bolsa estadounidense ha castigado duramente a Alcoa, que este miércoles cerraba la sesión con el precio de la acción a 9,2 dólares. Hace justo un mes, los inversores otorgaban a sus títulos un valor individual de 15,7 dólares

No obstante, la caída de Alcoa Corporation en bolsa no es algo reciente. El valor de sus acciones ha retrocedido un 74% desde que anunció, hace más de año y medio, el cierre de las plantas de A Coruña y Avilés. Entonces, la acción cotizaba a 36,7 dólares, un precio que se rebajó hasta los 22,5 dólares cuando cerró la venta de las dos factorías al fondo Parter, en el verano de 2019.

El precio del aluminio, a la baja

Al margen de la propia crisis industrial que vive la multinacional americana, los analistas indican que la caída bursátil de la compañía en las últimas semanas está directamente relacionada con el coronavirus. La pandemia ha impactado en los precios del cobre, el aluminio y otros metales industriales. La Bolsa de Metales de Londres (LME), que determina el precio de los mismos, indica que, en lo que va de año, el precio del aluminio ha caído en más de un 8%, situándose en 1.688 dólares por tonelada. A principios de febrero, el precio de la tonelada se hundió a mínimos de tres años (1.643 euros). 

Hace unos días, el CEO de la compañía, Roy Harvey, explicaba en una conferencia a analistas que el brote de coronavirus ha tenido el impacto más visible para el sector en el suministro de la alúmina. "Para las refinerías, y particularmente para las refinerías dentro de China, está comenzado a haber cuellos de botella en la cadena de suministro, ya sea bauxita, sosa cáustica o gas de carbón", dijo Harvey.  "Dentro de la cadena de suministro de aluminio, el brote de coronavirus ha tenido el impacto más visible en el suministro de alúmina, pero el efecto sobre la fundición de aluminio aún no es completamente evidente", apuntó.

San Cibrao, sin problemas de abastecimiento

No obstante, la situación de la bauxita no afecta a la planta aluminera del complejo de Lugo, ya que los suministros llegan por barco desde Guinea Conacky, en África. De hecho, el consecuente aumento del precio de la alúmina a nivel mundial puede traducirse en una 'buena noticia' para la factoría, que se ha visto afectada durante el año pasado por la caída del valor de la materia prima

Al margen de esta situación, en la factoría lucense ya se han puesto en marcha los protocolos por el Covid-19. Además de las recomendaciones habituales de higiene entre los empleados, el grupo tiene en marcha una serie de medidas que pasan por la restricción de viajes y visitas así como la promoción del teletrabajo en comunidades de alta incidencia y de teleconferencias en lugar de reuniones. La multinacional también aboga por la creación de un "comité táctico de seguimiento y actuación frente a la crisis" en cada uno de sus centros. 

Un artículo de C. Díaz Pardo

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad