Trabajadores de Ferroatlántica inician una protesta frente a la planta de Cee-Dumbría / CIG

División entre los trabajadores por la venta de Ferroatlántica

CGT bendice el traspaso al fondo norteamericano mientras la CIG considera que las plantas quedan en una situación peor como “subcontratas” de Ferroglobe

División de opiniones en torno a la venta de Ferroatlántica. También en los trabajadores. El comité de empresa de Cee-Dumbría se reunió este martes con la dirección de la compañía para abordar la venta de la factoría al fondo TPG. El presidente del comité de empresa, Santiago Paz, trasladó que el acuerdo era “insuficiente” y que corresponde a la Xunta evaluar si la operación "requiere garantías" para asegurar el cumplimiento de las condiciones de las concesiones.

Es la postura intermedia dentro del comité de empresa, que está conformado por cuatro integrantes de CGT y tres independientes, y cuenta con seis representantes de la CIG. Ninguno valora de la misma forma la operación.

"Muy positivo" para la CGT

El portavoz de CGT Juan Villar, ha calificado de "muy positivo" el compromiso adquirido por el comprador del centro, que "asume todas las condiciones y cláusulas que rigen las concesiones". "Queda garantizada la viabilidad de las fábricas, de forma que desde el punto de vista legal creo que no hay nada que objetar", explicó.

Villar ha explicado que la empresa adquirió "compromisos que refuerzan la viabilidad y el futuro del centro", como el arranque de "todos los hornos en julio" y la retirada del expediente de regulación de empleo temporal (ERTE). Se trata, a juicio de Villar, de medidas que permiten esquivar el cierre de más hornos, "lo que conllevaría parar todo" y despidos. De ahí que celebre la venta como un hecho "muy positivo".

"Ilegal" para la CIG

Opinión muy distinta tiene la CIG. La central ha asegurado que "el intento de venta" de Ferroatlántica es "ilegal" y que cree que dejaría a las fábricas en peor situación, como "subcontratas" de Ferroglobe. Alude al compromiso de venta en exclusividad de la producción a la propia compañía del grupo Villar Mir.



Desde su punto de vista, "en un intento de esquivar las cláusulas concesionales que vinculan ambas actividades, el Grupo Villar Mir anuncia que llegó a acuerdo con un fondo buitre norteamericano (con intereses en el negocio de la energía pero sin relación con el sector de las ferroaleaciones), para la venta conjunta de las fábricas y de las centrales".

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad