Ramiro Carregal, presidente de Frinsa

Los conserveros gallegos que ganan tanto como Pablo Isla

stop

La conservera Frinsa ha repartido en los últimos cinco años 45 millones en dividendos a sus dos accionistas, Ramiro Carregal y su hijo

en A Coruña, 25 de agosto de 2017 (06:00 CET)

Hace solo tres meses, Ramiro Carregal celebraba junto a los empleados de la conservera Frinsa su 90 cumpleaños. El empresario, natural de Vilagarcía, es una institución indiscutida en la comarca de O Barbanza. La actividad de la conservera sostiene miles de empleos y el propietario nunca ha escatimado compromiso con su tierra natal, ejerciendo el mecenazgo en todos los ámbitos, incluído el deporte local. Ahora tiene un busto de bronce que le regalaron sus empleados con motivo de la celebración; una calle con su nombre donde se ubican las instalaciones de Frinsa en Ribeira; y una empresa que marcha viento en popa.

La conservera, que creció surtiendo de marca blanca a las grandes distribuidoras, acumula tres años con rentabilidades magníficas. Obtuvo unos beneficios de 27,1 millones en 2014, su techo histórico. Al año siguiente ganó 23,9 millones, mientras que el curso pasado se quedó en los 22,6 millones.

Frinsa: el incremento continuado en el precio del atún ha elevado los costes y ha provocado el leve descenso de los beneficios

El aumento de precio del producto, sobre todo el atún, que no fue repercutido en el mercado, así como un peor resultado financiero, explican la trayectoria descendente del grupo, que facturó 387 millones de euros. Es la tercera conservera gallega por detrás de los conglomerados que conforman Jealsa y Calvo.

Pese a decrecer ligeramente, los números siguen siendo muy buenos para Frinsa. Tanto, que en los últimos años sus dos accionistas, Ramiro Carregal y su hijo Jorge Carregal Varela, se han embolsado suculentos dividendos. En los últimos cinco años, Frinsa repartió 45 millones. Desde 2014 la remuneración es de 12 millones cada año. Los Carregal ingresan casi lo mismo que Pablo Isla, que percibió un salario de 10,3 millones el año pasado, a lo que habría que añadir su parte en el dividendo de Inditex. 

Red de filiales

Frinsa está lejos del tamaño que han desplegado otros grupos conserveros como Jealsa o Calvo, con una larga lista de filiales. La compañía de Ramiro Carregal acaba de desplegar sus primeras subsidiarias en el exterior que el año pasado completaron su primer ejercicio de actividad, pues fueron creadas a finales de 2015.

Están en Italia, Singapur, Francia, Alemania y Reino Unido. Solo las tres primeras aportaron beneficios, aunque poco significativos. El grueso de la facturación del grupo está en el mercado ibérico, con 226,8 millones en ventas,pero la exportación a los países de la Unión Europea es clave para la compañía. En territorio comunitario logró unas ventas de 142,6 millones.

La conservera mantenía a cierre de ejercicio una plantilla de 1.375 empleados.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad