Parisiana es la concesionaria del inmueble que alberga el Hotel NH Atlántico

Un millón en dividendos para la concesionaria del Hotel Atlántico

stop

Parisiana SA, que ha visto cómo el juzgado tumba sus pretensiones, eleva sus ingresos a los 1,4 millones, sin apenas gastos

A Coruña, 13 de septiembre de 2017 (06:00 CET)

La bicoca del Hotel Atlántico va a más. Pese a que la concesión expira en 2018, y no en 2020, como ha interpretado el Juzgado de lo Contencioso número uno de A Coruña en respuesta al recurso presentado por la firma concesionaria contra el equipo de Xulio Ferreiro, lo cierto es que la compañía cruza el umbral del fin de tan singular chollo en su mejor momento económico.

Un millón de euros en dividendos se repartieron el año pasado los accionistas de Parisiana SA. La fórmula, sencilla: cobrar medio millón a NH por el alquiler del inmueble y abonar al concello algo más de 2.500 euros al año por el canon de concesión, que data de los años sesenta del siglo pasado. El hotel es una parte sustancial del negocio de la firma, controlada por  un grupo de abonados vascos liderados por Juan Carlos Grijelmo Mintegui, que es administrador de una veintena de sociedades. Tras haber tumbado el juzgado las pretensiones de los accionistas, dando la razón en primera instancia al Concello, el del 2016 será uno de los últimos años de la concesión.

Cuentas saneadas

A ese millón de euros en dividendos que se repartieron los accionistas de Parisiana, domiciliada en los mismos jardines de Méndez Núñez, donde está el hotel, pero controlada desde Bilbao, contribuyó de forma determinante la concesión coruñesa. Parisiana tiene otra filial, Ullances SL, domiciliada en Santander, pero por la que no recibió dividendos el año pasado, según las últimas cuentas presentadas por la compañía.

Parisiana tiene su domicilio social en los jardines de Méndez Núñez de A Coruña, pero opera desde Bilbao

Su actividad es conocida, el alquiler de locales industriales y la concesión del Atlántico, arrendada a NH. Por esta actividad Parisiana ingresó en 2015 un total de 1,3 millones. De esa cifra de negocio la compañía descuenta unos 197.000 euros en concepto de gastos de explotación y una amortización de inmovilizado (el inmueble) de 7.400 euros, lo que arroja un beneficio de explotación de casi 1,2 millones de euros.

Sin apenas gastos financieros, el resultado antes de impuestos de Parisiana se va a los 1,1 millones, para arrojar un beneficio neto de 850.000 euros. En el pasivo del balance de la compañía figura un dividendo a cuenta de un millón de euros en 2015, mismo importe que el obtenido por igual concepto un año antes. La compañía no declara deudas con entidades bancarias.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad